TERREMOTOS: CÓMO PREPARARSE PARA EL “BIG ONE”.

Los científicos vaticinan que California afrontará un seísmo devastador

La tierra se convulsionó a lo grande en el sur de California la semana pasada. Jacob Margolis supo de inmediato que ese seísmo no era elbig one, el que se prevé será la madre de todos los terremotos.

Aunque su casa empezó a tiritar, por su experiencia entendió que no, que ese no era el monstruo. “No era una sacudida con una fuerza loca”, recalca.

Todavía se le espera.

Sigue leyendo

LOS 4 ASTEROIDES QUE MÁS PROBABILIDADES TIENEN DE COLISIONAR CONTRA LA TIERRA.

En el marco del Día Internacional de los Asteroides, presentamos una recopilación de algunos de los asteroides que que podrían acercarse peligrosamente al nuestro planeta.

 

El 30 de junio se celebra el Día Internacional de los Asteroides, un evento internacional destinado a crear conciencia sobre estos cuerpos celestes. La fecha fue elegida para conmemorar el mayor impacto de un asteroide en la historia, que tuvo lugar en Tunguska (Rusia) en 1908, cuando un enorme cuerpo rocoso destruyó cientos de hectáreas de bosque.

En el marco de esa celebración, presentamos cuatro de los asteroides que más probabilidad tienen de colisionar contra la Tierra.

Sigue leyendo

DESAFÍO ACUÁTICO: SI FALLAS… ESTÁS MUERTO!

 

¿Conseguirás sobrevivir a éstas situaciones? Alguna o todas éstas situaciones se pueden dar cuando tratamos de sobrevivir al Apocalipsis en el medio acuático. Aunque he tratado de recrear una situación de supervivencia, lo realmente importante de éste vídeo son las acciones que debes llevar a cabo (y por qué) para sobrevivir,, independientemente de la situación en la que te encuentres.

 

ABRIR EN CASO DE APOCALIPSIS. CAPÍTULO 12. TIEMPO Y LUGAR.

 

En este décimosegundo capítulo se abordan los siguientes temas:

  • CÓMO SABER LA HORA.
  • CÓMO RECONSTRUIR EL CALENDARIO.
  • ¿DÓNDE ESTOY?

 

EL “APARTHEID CLIMÁTICO” QUE PUEDE CONDENAR A LA POBREZA A OTROS 120 MILLONES DE PERSONAS.

 

El relator de Naciones Unidos para temas de pobreza, Philip Alston, alertó sobre los riesgos de un sistema global en el que “los ricos pagan para escapar del calor y los conflictos, mientras se deja sufrir al resto del mundo” y habló de “apartheid climático”. ¿A qué se refiere?

“Enfrentamos el riesgo de un ‘apartheid climático’, en el que los más ricos pagan para escapar del calor, el hambre y los conflictos, mientras que se deja sufrir al resto del mundo”.

Esa es la advertencia lanzada por Philip Alston, relator de Naciones Unidas en temas de pobreza extrema y derechos humanos.

Alston señaló en un nuevo informe que el cambio climático afectará principalmente a los más vulnerables y “puede empujar a 120 millones de personas más bajo la línea de pobreza para 2030“.

El informe calcula que para 2050 habrá además cerca de 140 millones de desplazados por el calentamiento global solamente en África subsahariana, el sur de Asia y Latinoamérica.

Aún si se consigue que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 ºC para 2100, las temperaturas serán tan extremas en algunas regiones que muchos enfrentarán falta de alimentos y peores condiciones de salud.

Muchas personas deberán elegir entre morir de hambre o migrar, afirmó el relator.

Alston cita un ejemplo claro del diferente impacto de un gran evento climático.

Sigue leyendo

COLAPSO DE LA HUMANIDAD EN 2050: EL RESULTADO DE LA CRISIS CLIMÁTICA.

Al ritmo actual, los sistemas ecológicos y la sociedad humana llegaran a un punto de “no retorno” a mediados de siglo, en donde aseguran que la Tierra ya será “en gran medida inhabitable” y conducirá a la “desintegración de las naciones y del orden internacional”.

 

La crisis climática actual nos llevará, a mediados de este siglo, a una situación “caos absoluto”, el inicio de colapso que nos llevará “en un camino hacia el fin de los humanos. civilización y sociedad moderna como la conocemos”. Al ritmo actual, los desafíos del cambio climático a la seguridad global comportan, simplemente, que “el pánico social y político se convierte en la norma”…

Sigue leyendo

ADVIERTEN DE QUE LA TIERRA SE ACERCA A UNA NUBE DE ESCOMBROS ESPACIALES POTENCIALMENTE PELIGROSA.

Investigadores alertan de la necesidad de observar el cielo en busca de asteroides de decenas o centenares de metros en el enjambre de restos dejados por el cometa Encke y que genera la lluvia de estrellas de las Táuridas.

Una investigación que acaba de ser aceptada para ser publicada en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society ha puesto sobre la mesa evidencias que apuntan a que una nube de partículas y rocas espaciales que la Tierra atravesará en unos meses podrían suponer un riesgo mayor del que se pensaba.

Investigadores de la Universidad de Ontario Occidental (Canadá) han evaluado las posibilidades de que el enjambre de restos dejados por el paso del cometa 2P/Encke, un cuerpo de 4,8 kilómetros de largo, escondan la presencia de fragmentos de unos 100 metros de diámetro, capaces de crear una devastación como la causada en el evento Tunguska. Estos restos generan anualmente la lluvia de estrellas de las Táuridas, que pueden verse durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, cuando la Tierra atraviesa la zona en la que se encuentran.

Por este motivo, los autores han señalado que es más relevante observar el cielo durante esos días: «Observar eventos como estos nos permiten comprender los riesgos que afrontamos», ha dicho en un comunicado David Clark, coautor del estudio junto a Paul Wiegert y Peter Brown. «Nuestra investigación es una llamada para que los observadores salgan ahí fuera y observen». Sigue leyendo

¿CON CUÁNTO MARGEN PODEMOS PREDECIR UNA CATASTRÓFICA TORMENTA SOLAR?

Esta es una de las cuestiones que pretende abordar la misión Solar Orbiter, que pondrá rumbo al Sol febrero de 2020

Eran los últimos días de agosto de 1859 cuando un extraño fenómeno empezó a mostrarse por todo el hemisferio norte: las auroras boreales, típicas de latitudes cercanas a los polos, se dejaban ver en lugares como ColombiaFlorida,Cuba o HawaiEl Diario de Menorca recogía en sus páginas el día 4 de septiembre: «Anteayer a hora avanzada de la noche vio una persona fidedigna dos auroras boreales, que si bien eran más diminutas que la que vimos años atrás no dejaron de causar un efecto maravilloso». Incluso se vieron en Madrid. Pero no todo fue bonito: las recién estrenadas líneas del telégrafo de Estados Unidos y Europa empezaron a fallar. El mundo había documentado la primera tormenta solar de su existencia, el evento Carrington.

El 28 de agosto de 1859, el astronónomo Richard Carrington se percató de que habían aparecido en el Sol enormes manchas. El día 1 se produjo un violento estallido en nuestra estrella. Tan solo 17 horas y 40 minutos después, la eyección cargada de partículas de carga magnética muy intensa procedente de la gigantesca llamarada solar chocó contra el campo magnético terrestre, que no pudo soportar toda la carga: de deformó por completo, dejando pasar esta dañina emisión solar por la parte alta de la atmósfera, provocando las citadas auroras boreales y problemas en la red telegráfica.

El evento fue quedando en una anécdota en los libros de historia para el gran público. Hasta que en 1989 en Quebec (Canadá) se quemaron centenares de generadores eléctricos y se fundieron las líneas de alta tensión, lo que provocó que miles de personas se quedaran sin suministro eléctrico durante todo un día. La historia se volvía a repetir en una sociedad cada vez más dependiente de la electricidad. En 2012, el Congreso de Estados Unidos llamaba a la población a estar prevenida ante este tipo de fenómenos. «En este momento nos dimos cuenta de que había un peligro y de que no estábamos preparados», señala a ABC Javier Rodríguez-Pacheco, catedrático de astronomía y astrofísica en la Universidad de Alcalá (UAH). Muchos vaticinaron que la humanidad podría retroceder una época pre-eléctrica, incluso parecida a la Edad Media. ¿Es posible?

Sigue leyendo

¿QUÉ PASARÍA SI CAYERA UN ASTEROIDE EN LA CIUDAD DE MADRID?

Varias simulaciones permiten comprobar qué ocurriría, en función factores como el tamaño o la velocidad. Los astrónomos están centrados ahora en buscar asteroides de decenas de metros, capaces de dañar ciudades.

El 15 de febrero de 2013 un asteroide de 17 metros de diámetro provocó una explosión 35 veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima en la región de Chelyabinsk, Rusia. La roca no fue detectada hasta que entró en la atmósfera y se convirtió en una auténtica bola de fuego. La suerte quiso que la composición del objeto no fuera demasiado densa, lo que favoreció que el bólido estallara en el aire y que no provocase más daños en el suelo. Aún así, la explosión provocó destrozos en 7.200 edificios de seis ciudades y dejó 1.500 heridos a causa, sobre todo, de la rotura de los cristales. Si hubiera tenido otra composición y hubiese caído en el lugar adecuado, podría haber sido mucho más destructivo.

Sigue leyendo

LA PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD PONE A LA HUMANIDAD EN RIESGO, ALERTAN LOS EXPERTOS DE LA ONU.

 

La humanidad está haciendo un uso tan abusivo e insostenible de los recursos naturales y de su riqueza biológica, que está socavando las bases de su propio desarrollo. La pérdida de biodiversidad (sobre la que se asienta la disponibilidad de alimentos, medicinas y muchos servicios ambientales) tiene un ritmo galopante. Desde el año 1500, el hombre ha propiciado la desaparición de 680 especies de vertebrados, mientras que un millón de especies de animales y plantas (de los 8 millones existentes) están en peligro de extinción. Así lo indica el estudio más completo realizado hasta ahora sobre la vida en la Tierra, obra de expertos convocados por la Unesco y presentado en París.

Tanto las personas que viven en la actualidad como las generaciones futuras están en riesgo a causa del deterioro de la riqueza biológica.

La naturaleza provee un amplia diversidad de servicios ambientales y recursos. Esta riqueza es vital para nuestra subsistencia, pues proporciona comida, ayuda a combatir o reducir las enfermedades y sirve, entre otras cosas, para mejorar la salud mental a través de una aproximación a los espacios verdes.

La humanidad obtiene actualmente más alimentos, energía y materiales que nunca.

Sin embargo, la explotación de estos recursos se está haciendo a expensas de la capacidad de la naturaleza de seguir proporcionando materias primas que garanticen el bienestar futuro.

Sigue leyendo