SIR WILFRED GRENFELL 1.908.

Médico inglés, 1865-1940. imagesCuando prestaba sus servicios en la península de Labrador, Canadá, fue a atender una emergencia médica. Un chico con osteomielitis que había sido operado hacía dos semanas necesitaba atención urgente ya que no sólo su pierna corría peligro, también su vida.

Grenfell tomó su Komatik (trineo de perros) y sus ocho mejores perros. Era, según sus propias palabras: ” un amante de los perros como cada cristiano debe ser”, además escribe que cada uno de sus perros era “tan preciado como un niño para su madre”.

Para ganar unos kilómetros y algo de tiempo cogió un atajo a través de la bahía, pero el hielo se resquebraja por el peso.Él y el trineo caen al agua y uno de los perros se ahoga. Consiguió trepar fuera del agua junto con el resto de perros hasta una placa de hielo que flotaba en dirección a mar abierto. Esta situación limitaba sus opciones, o nadaba por aguas heladas, lo que con seguridad le provocaría images (3)hipotermia y la muerte en pocos minutos, o esperaba a ser avistado y rescatado pudiendo morir igualmente de hipotermia, hambre o sed.

Atenazado por el frío y en medio de la soledad de la noche, decide sacrificar a tres de sus perros con un pequeño cuchillo, ahogando sus quejidos con las manos entumecidas. Utilizó sus pieles para evitar la congelación y bebió su sangre para reducir la deshidratación y el hambre.

Al día siguiente utiliza las patas congeladas de los animales como asta y su camisa hecha jirones como bandera de señalización.

Tras unimages (1) día y una noche es rescatado por unos pescadores de Terranova, siendo recibido como un héroe al volver a su casa, dado que la inclemencia del territorio indicaba que debía haber muerto, como ya se había demostrado en tantas otras ocasiones.

El niño enfermo fue trasladado dos días más tarde en barco al hospital, es operado de nuevo y se recupera.

La clave de la supervivencia, según relató tiempo después en su libro “Aventura en un hielo-pan”,  fue el sacrificio de su equipo. En homenaje al sacrificio de sus animales, Grenfell bautizó con sus nombres las salas del hospital donde trabajaba y colgó una placa conmemorativa de bronce que reza: “Ninguno de ellos es olvidado ante nuestro Padre que está en los cielos”.

Grenfell fue el modelo que inspiró al menos dos personajes de la literatura canadiense, Dr. Luke en la obra “El doctor Lucas del Labrador”(1.904),de Norman Duncans, y al Dr. Tocsin, en la obra “Esquimal blanco”(1.972), de Harold Horwood.

images (2)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.