4.- CONDUCTAS COLECTIVAS, RUMORES Y HUIDA.

4Una conducta colectiva frecuente son los éxodos, que constituyen la variante menos crítica de las conductas colectivas de huida, los cuales nacen de la misma circunstancia y se ejecutan en una atmósfera similar de miedo y precipitación.

Las conductas de huida conllevan la separación y fragmentación de las comunidades, así como una ruptura de la unidad familiar. No es el desplazamiento lo que constituye el motivo de preocupación, sino el hecho de que sea forzoso o involuntario. Los estudios epidemiológicos muestran que los emigrantes involuntarios (comparándolos con los voluntarios) eran más vulnerables a las enfermedades mentales y que dicha vulnerabilidad no decrecía con el paso del tiempo. La mayoría de desplazados siguen manteniendo a largo plazo el mito del retorno a su lugar de origen, hecho que va a dificultar o condicionar el modelo de adaptación en la comunidad de acogida.

ANTECEDENTES Y EFECTOS DE LOS RUMORES.

1Los rumores se asocian a las conductas de huida en situaciones de amenaza. Los rumores son creencias que se transmiten oralmente como ciertas, sin medios evidenciales para demostrarlas. Los rumores son la forma de comunicación típica de las conductas colectivas. Son noticias improvisadas resultantes de un proceso de deliberación colectiva a partir de un hecho importante y ambiguo.

Los rumores circularían en proporción a los siguientes aspectos, en orden de importancia:

  1. La ansiedad y la cantidad de personas que han propagado el rumor.
  2. La incertidumbre general.
  3. La credibilidad del rumor.

La ansiedad personal experimentada ante el tema del rumor es un factor que refuerza la difusión de este. La ansiedad es un estado afectivo asociado a la aprensión por un hecho posible negativo o amenazante. Los rumores se retransmitirán no solo por la falta de claridad cognitiva, sino porque también expresarían las tensiones emocionales del tipo ansiógeno.

La retransmisión del rumor también estaría en proporción al número de sujetos que han influido sobre la persona contándole la historia: a mayor cantidad de personas a las que se les ha escuchado el rumor, mayor tendencia a retransmitir el rumor. La mera repetición, va a reforzar la creencia y agregar fuerza a un conocimiento.

Los rumores emergerían de una atmósfera de incertidumbre, como una forma de resolver la tensión asociada a la ambigüedad cognitiva.

Cuando un individuo está implicado en el rumor, es decir; cuando la información que el rumor transmite tendrá implicaciones directas de recompensa y castigo o influenciará la obtención de metas en el futuro, lo más probable es que procesará cuidadosamente la información y será menos probable que lo retransmita.

En lo referente a los efectos o funciones de los rumores, se ha confirmado que estos sirven para justificar las emociones negativas expresadas ante exogrupos y las conductas colectivas de discriminación o agresivas ante ellos.

De todo lo anterior podemos deducir que la intervención se debe orientar hacia:

  1. “Cortar” la inercia social.
  2. Disminuir la ambigüedad y otras características de la situación que provoquen ansiedad. Intentar anticiparse a ellas.

RUMORES Y CONDUCTAS COLECTIVAS EN CATÁSTROFES.

En general la conducta de huida no es irracional o arbitraria y se asocia a conductas pro-sociales. El rumor actúa como factor que refuerza conductas de apoyo más que de huida individual. Sin embargo, los rumores sobre la histeria colectiva son frecuentes.

Tres aspectos se asocian a que los rumores faciliten conductas de huida:

  1. El compartir representaciones sociales o creencias sobre el carácter amenazante de ciertas situaciones predefinidas como de riesgo (las multitudes son peligrosas en los incendios, etc.) reforzaría las respuestas de pánico.
  2. La existencia de canales de comunicación (incluidos rumores) reforzaría las posibilidades de pánico. Ante catástrofes que interrumpen las vías formales e informales de comunicación la respuesta de pánico sería mucho menos probable, ya que se impide la transmisión de rumores alarmantes.
  3. Un clima emocional de ansiedad previo también favorece tanto los rumores como el paso a una actitud de pánico. Un incidente (como una señal o un rumor) va a concretizar la ansiedad en un miedo específico.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s