1.7.- NUDOS DE PESCA.

Los nudos de pesca de una u otra clase se han usado durante miles de años. Desde los tiempos más antiguos, en todas las sociedades humanas se han descubierto diversas formas de asegurar los anzuelos a un línea, por lo que no es de extrañar que existan una gran cantidad de nudos para este propósito. La mayor parte de ellos son el producto de la imaginación, la ingenuidad y la búsqueda de la perfección, y aunque técnicamente podrían clasificarse en la forma en que ya han sido descritos (nudos de tope, gazas, vueltas, etc.), no son conocidos por estos nombres, ya que para los pescadores todos son simplemente nudos, y normalmente no están agrupados por la forma en que se hacen, sino más bien por su función.

Los nudos de pesca se efectúan en línea monofilamento, normalmente muy fina, y los anzuelos que se sujetan mediante ellos pueden ser muy pequeños. Deben realizarse correctamente y con seguridad, cualquiera que sea su uso, y ello requiere práctica y una considerable habilidad manual. La ribera fría de un río, con luz escasa y las manos húmedas o heladas no son las condiciones más adecuadas cuando se realiza un nudo de pesca por primera vez. Parece tener sentido, sin embargo, practicar en casa hasta haber dominado la forma de hacerlos, para poder ejecutarlos después en el exterior con rapidez y fácilmente. Hay una gran cantidad de nudos, pero si domina los que se exponen a continuación, podrá hacer frente a la mayor parte de las situaciones.

Los nudos utilizados por los pescadores son bastante diferentes de los utilizados por los marinos, alpinistas montañeros o campistas. El monofilamento es resistente, fuerte, y la línea de nylon flexible puede tener resistencias de rotura superiores a 45 Kg., pero a causa de esto, una vez que el nudo se ha hecho es muy difícil deshacerlo. Son en general abultados, ya que pueden incorporar varias vueltas; pero, a pesar de su volumen, el pequeño diámetro de la línea hace que tengan un aspecto rectilíneo, y las vueltas aumentan su eficacia. De algunos nudos se dice que mantienen una eficiencia del cien por cien: son tan fuertes como la propia línea sin anudar.

Cada uno de los nudos que el pescador utiliza sirve para una función diferente, y el que es perfecto para un trabajo determinado no sirve para otro. Un nudo puede utilizarse para unir dos líneas, otro para unir la línea al bajo, otros para sujetar un anzuelo, anilla o emerillón: al menos ocho nudos diferentes pueden ser necesarios.

Lubricar un nudo ejecutado en monofilamento, bien con agua o saliva, ayuda a apretarlo con una fricción mínima y hace que permanezca más seguro. No debe utilizarse un lubricante químico, tal como la silicona, que puede permanecer en el interior del nudo y aumenta el riesgo de deslizamiento cuando la línea está sometida a esfuerzo. Cuanto más apretado esté el nudo, más fuerza será necesaria para hacerlo deslizar. Por esta razón, y especialmente con monofilamentos gruesos, es una buena idea utilizar unos alicates para el apretado final, ya que es imposible conseguir el mismo grado de apriete con las manos desnudas. Cuanto más fino sea el diámetro de la línea utilizada para realizar el nudo, más fácil será apretarlo y asentarlo con seguridad.

El diámetro de la línea es otro factor a considerar en el momento de elegir el nudo. Un nudo que trabaja bien con un monofilamento fino no se apretará ni se asentará perfectamente con uno grueso. Una idea que se debe mantener en la cabeza cuando se unan dos líneas es que con dos líneas de la misma marca se realiza un nudo más seguro. Esto es cierto tanto para líneas de igual como de diferente diámetro. Las líneas de distintos fabricantes difieren en su grado de rigidez, y esto puede afectar a la seguridad del nudo.
Una vez el nudo ejecutado, apretado y asentado firmemente, los extremos deben cortarse en un ángulo aproximado de cuarenta y cinco grados, y tan próximo al nudo como sea posible; es importante que los rabos no se queden fuera, ya que engancharán siempre a cualquier cosa, desde el anzuelo hasta las hierbas. Utilice un cortauñas, pequeñas tijeras, tenacillas de corte o cualquier herramienta especialmente diseñada para ello. No trate de quemar el extremo final, puede dañar la línea o el propio nudo.

Los nudos se diferencian por la forma de comportarse cuando están sometidos a distintas claves de esfuerzo. Algunos nudos son muy resistentes en tanto que la tensión aplicada es constante, pero si se someten a tirones intempestivos pueden fallar. Si desea comparar la acción de nudos diferentes puede hacer la siguiente prueba. Pida a un amigo que mantenga el extremo de la línea y, utilizando un par de guantes para proteger las manos, someta a la misma a diferentes grados de tensión, constantes e intermitentes, así como a tirones, de esa forma puede determinar y comprobar el comportamiento del nudo bajo distintas circunstancias.

1.7.1.- LAZO DE SANGRE CON BUCLE O NUDO DE OJAL.

1.7.2.- MEDIO NUDO DE SANGRE.

1.7.3.- NUDO DE AGUA.

1.7.4.- NUDO DE AGUJA.

1.7.5.- NUDO DE DOBLE LAZO.

1.7.6.- NUDO DE SANGRE O TONEL.

1.7.7.- NUDO DE TURLE.

1.7.8.- NUDO DOBLE UNI.

1.7.9.- NUDO PARA ANZUELO.

1.7.10.- NUDO UNI.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s