CONTRAGUERRILLA SUBVERSIVA.

captura

Transcrito del Manual de guerrillas y contraguerrillas MC  OC-112-01-65  de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela.

 

NATURALEZA DE LA CONTRASUBVERSION.-

  • Contrasubversión: Son las acciones de tipo económico, político, social, psicológico, militar y paramilitar, llevadas a cabo por un gobierno y sus fuerzas armadas, apoyados por la mayor parte de la población civil del país, con el fin de derrotar la subversión y evitar que se vuelva a presentar.
  • Causa de la contrasubversión: Las acciones contrasubversivas son causadas por la aparición de la subversión, sin embargo, pueden originarse antes de que aparezca la subversión.
  • Fuerzas componentes de la contrasubversión: Las fuerzas contrasubversivas cuenta con dos componentes básicos que son:
    • El gobierno, sus organismos de seguridad, las instituciones, la sociedad
      y la población civil que se mantiene fiel a su gobierno.
    • Las Fuerzas Armadas Nacionales.

 

 

1

 

2

 

3

 

4

 

OBJETIVOS DE LA CONTRASUBVERSIÓN.-

El objetivo de la contrasubversión es prevenir o destruir la subversión y evitar que se vuelva a presentar.

 

ESTRATEGIA GONTRASUBVERSIVA.-

En la contrasubversión la estrategia se define de acuerdo a los objetivos de política y defensa nacional que el gobierno determina.

Los objetivos de la contrasubversión no pueden lograrse solamente con la eliminación de las guerrillas, sino que deben responder a un plan nacional, en el cual se especificarán los objetivos, las fuerzas y los métodos de ejecución. En una forma general, la estrategia contra-subversiva se basa en los siguientes conceptos:

  • Prevenir la formación de la subversión, a través de planes del gobierno que eliminen las causas del mal.
  • Eliminar la subversión si se produce, a través del empleo de la fuerza militar.
  • Evitar que se vuelva a presentar, mediante planes de gobierno, tendientes a erradicar las causas que originaron el problema.

 

CONDICIONES OBJETIVAS DE LA CONTRASUBVERSIÓN.-

Para que la contrasubversi6n tenga éxito, por lo general, requiere de las condiciones objetivas siguientes:

  • Poseer una fuerza armada debidamente organizada, equipada y adiestrada.
  • Tener una Doctrina Nacional para la conducción de la lucha.
  • Reconocer el propósito de la lucha.
  • Tener fe en la causa que se defiende.

 

DESARROLLO DE LA CONTRASUBVERSIÓN.

La contrasubversión normalmente es concebida de acuerdo al desarrollo de la subversión y consiste en las acciones que debe conducir el Gobierno Nacional, y las Fuerzas Militares en cada una de las tres fases expuestas más adelante.

El Gobierno Nacional dirige las acciones tendientes a eliminar las causas que originaron el problema y a controlar o eliminar hasta donde le sea posible la subversión.

La fuerza militar conduce tres tipos de acciones que pueden ser dirigidas simultáneamente o en forma aislada cuando colabora con las acciones correspondientes del gobierno. Estos tres tipos de acciones son:

  • Acción Cívica: Para contribuir con el desarrollo y mejoramiento del nivel de vida en las áreas afectadas y robustecer con hechos la acción psicológica.
  • Acción psicológica: Para fomentar o mantener la unión, disciplina y espíritu de cuerpo en las tropas y para recuperar, mantener o acrecentar el prestigio y la confianza de la población en el gobierno y sus fuerzas militares, para romper sus lazos de unión sí existieren, con el guerrillero.
  • Operaciones ofensivas: Destinadas a destruir o neutralizar físicamente al guerrillero; llevadas a cabo básicamente por el Ejército con sus unidades especiales de contraguerrillas.

 

Las tres fases de la contra-subversión pueden ser:

  • FASE l: PREVENTIVA.-

Una buena medida (no por ello menos real) consiste en considerar a cualquier país en la fase preventiva de la contrasubversión; pero por lo general, ella se inicia cuando los organismos del gobierno descubren a la subversión en sus comienzos. El objetivo principal de esta fase es evitar que se produzca el enfrentamiento armado, de allí, que debe iniciarse lo antes posible, aprovechando la debilidad inicial enemiga. Para ello se debe emplear una amplia ofensiva política, socio económica, psicológica y militar; de particular importancia resultan los planes de desarrollo, las medidas de control de la población civil y un buen servicio de información que permita reconocer la organización e infraestructura subversiva. El Gobierno Nacional es quien tiene la mayor responsabilidad en la conducción de la fase preventiva, para ello emplea un programa contra-subversivo tendiente a eliminar las causas del mal y restablecer el orden alterado. Debido a que normalmente el enfrentamiento armado no se produce en esta fase, las fuerzas militares pueden colaborar con el gobierno mediante el empleo de operaciones psicológicas, acción cívica e inteligencia militar; además se preparan para un posible enfrentamiento armado conformando la doctrina de guerra, adaptando la organización, el equipo y el adiestramiento a la situación que impone el enemigo y adoctrinando, psicológicamente a sus elementos componentes para que crean en la justicia de su causa y estén seguros de que su tarea es saludable para la patria.

  • FASE II: REPRESIVA.-

Cuando la subversión entra en la segunda fase, donde los grupos guerrilleros hacen pública su aparición y en el campo civil conducen una serie de manifestaciones organizadas, se aplica la fase represiva, con el objeto de descubrir la organización clandestina y destruir las fuerzas que la componen. Siendo ahora el principal objeto la destrucción de los elementos subversivos, corresponde a las fuerzas militares la responsabilidad de conducir esta fase, mediante el despliegue intensivo de sus medios de inteligencia, a fin de obtener oportuna y exactamente la organización y ubicación del enemigo, para luego aplicar en forma decidida y completa la fuerza a través de las operaciones de contraguerrillas. A la par con estas acciones los organismos del gobierno apoyan a la fuerza militar proporcionándole fuerza de seguridad y control e intensificando el programa de mejoras sociales, políticas y económicas tendientes a eliminar radicalmente las causas sostenidas por los elementos subversivos como punto de partida de sus acciones.

  • FASE III. CONSOLIDACION.-

Si el movimiento subversivo alcanza la tercera fase, las fuerzas militares deben conducirse dentro del mismo campo operativo, las típicas operaciones convencionales combinadas con las de combate de contraguerrillas; en tanto que el gobierno impone medidas de gran rigor en el orden político e intensifica el programa de desarrollo.

Pero si al entrar a esta fase las fuerzas militares han destruido o neutralizado el movimiento subversivo, entonces corresponde a los organismos gubernamentales consolidar el éxito, fijando medidas políticas y responsabilidades administrativas, y continuando e intensificando el programa de mejoras sociales y económicas comenzado en la primera fase. Por su parte la fuerza militar apoya las acciones del gobierno, mediante operaciones de acción cívica y psicológica, algunas funciones de inteligencia y mantenimiento en el área pequeñas unidades de reacción conocedoras del ambiente, para contrarrestar cualquier resurgimiento de las guerrillas.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s