3.2.- MOVIMIENTO EN CIÉNAGAS Y PANTANOS.

descargaEstos obstáculos se encuentran más a menudo en regiones tropicales y subtropicales, donde abundan los terrenos húmedos aunque no son exclusivos de estas zonas. Como ya hemos mencionado, debes evitar atravesar este tipo de zonas (sobre todo los humedales costeros que en muchas zonas de marea pueden ser como arenas movedizas), pero si te ves obligado a hacerlo debes tener en cuenta aspectos como la profundidad de las aguas (puedes ahogarte con la misma facilidad que en cualquier otra masa de agua aunque haya poca profundidad), los animales (serpientes, insectos, peces u otros depredadores) que habitan el lugar y la vegetación que puede hacerte tropezar, herirte o incluso inmovilizarte. Si la zona a atravesar no es demasiado extensa puedes intentar improvisar un puente con troncos de árbol, ramas o follaje.

Si no la llevas todavía, hazte con una vara larga o bastón para apoyarte y tantear el terreno por el que vas a pisar , además te será útil si quedas atrapado en el lodo o en arenas movedizas.

Átate las perneras del pantalón con un cordón o similar a la altura de los tobillos para evitar que penetren las sanguijuelas u otros seres indeseados.

Procura caminar siguiendo las sendas de los animales, a no ser que te desvíen demasiado de tu rumbo, sopesa tu mismo si te merece la pena el desvío, y la perdida de tiempo que conlleva, con el peligro al que te puedes enfrentar si decides atravesar según qué tipo de pantanal o ciénaga.

Camina sobre la vegetación, los árboles caídos, con cuidado de no resbalar, saltando de una zona de turba a otra o sobre las zonas de cañas o vegetación que, con frecuencia, podrán aguantar tu peso. Si caminas por el agua, hazlo despacio para no tropezar o caer en desniveles y oquedades del fondo, utiliza el bastón.

images-2Al avanzar procura apoyar tu peso el menos tiempo posible sobre un único pie para evitar hundirte demasiado, avanza con la siguiente pierna mientras tiras del pie de apoyo. Si, a pesar de todo, te hundes en el lodazal actúa de la misma manera que con las arenas movedizas:

  • Mantén la calma, las arenas movedizas no son tan peligrosas como nos ha hecho creer el cine, pero no menosprecies la gravedad de la situación. No patalees ni forcejees, el movimiento y las vibraciones hacen que la arena se comporte como un líquido, y sólo conseguirás inmovilizarte más.
  • La rapidez de reacción es importante, las arenas tardan un tiempo en reaccionar por lo que retroceder inmediatamente puede evitar que caigas enteramente en ellas.
  • Si ya estás enterrado, despréndete de todo el equipo, que pasa a hacer de lastre, el cuerpo es más ligero que las arenas por lo que si no forcejeas no podrás hundirte. Respira profundamente y con calma.
  • Adopta una posición prono, extendiendo piernas y brazos para abarcar mayor superficie y dispersar el peso. Usa el callado, del que te has equipado antes de atravesar la zona, como herramienta de anclaje y tracción.

Al salir de la zona, desnúdate y revisa todo tu cuerpo en busca de invitados no deseados. Elimina todo el barro que puedas de tu cuerpo y ropa, cuando se seque será peso extra y te producirá rozaduras.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s