¿Podría un volcán destruir al mundo?.

Cada vez que pensamos en un evento con el potencial de provocar una catástrofe global, nos inclinamos en favor de cosas como el impacto de un asteroide, una nueva epidemia, conflictos nucleares, e incluso una invasión extraterrestre, pero hay otras posibilidades en la lista, y una de ellas es la del supervolcán. La historia indica que en más de una oportunidad quedamos muy cerca de desaparecer debido a estos titanes dormidos, y bajo las condiciones correctas, su poder sería suficiente para borrar a la humanidad del mapa…

La erupción del Monte Vesubio que acabó con Pompeya y Herculano en el año 79 es una de las más conocidas en el mundo occidental, un ejemplo contundente del poder de la naturaleza, y de lo que sucede cuando las poblaciones cercanas no están preparadas. En la actualidad, las erupciones son rápidamente reportadas, y contamos con sistemas de predicción y prevención mucho más robustos. Sin embargo, existe la remota posibilidad de que un día ni siquiera eso sea suficienteEl volcán no negocia. Una vez que entra en actividad, lo mejor que podemos hacer es salir de su alcance, y resistir a lo que viene después. ¿Qué significa eso exactamente? Veamos…

Los expertos utilizan al llamado «Índice de Explosividad Volcánica» para calcular la fuerza de una erupción. Su escala va del 0 al 8, y en general, cada punto adicional representa una potencia diez veces más grande. A pesar del daño que causó y la pérdida de vidas, la erupción del Monte Vesubio se ubica en el nivel 5 de la escala, y allí podemos encontrar a un ejemplo mucho más reciente como fue la erupción del Monte Santa Helena en 1980.

Ambas fueron superadas por la erupción del Monte Pinatubo en 1991 (la segunda más poderosa del siglo XX), que había permanecido dormido unos 500 años. Aún así, para encontrar a teóricos asesinos planetarios debemos seguir subiendo. El caso más cercano fue el del Monte Tambora, en 1815. Su erupción lo ubica en el nivel 7 del índice, y los expertos lo consideran como la razón principal detrás del «Año Sin Verano» de 1816.

La impresionante cantidad de gas tóxico y ceniza arrojados a la atmósfera por el Monte Tambora provocó un descenso global de la temperatura, además de fallas en las cosechas a través de Europa. La crisis agraria se extendió a todo el continente, los precios de los alimentos de dispararon, y cientos de miles de personas perdieron sus vidas entre la hambruna y los incidentes posteriores. Dicho eso… ¿qué pasa con los supervolcanes de nivel 8? Se calcula que hay uno de esos cada 50 mil años en promedio, y un gran candidato se encuentra en la Caldera de Yellowstone.

Tres supererupciones de nivel 8 (la última ocurrida 640 mil años atrás) convirtieron a la caldera en lo que es hoy, y si llegara a suceder una hoy, la Costa Oeste entera de los Estados Unidos debería ser evacuada. A eso se sumaría una nueva crisis alimentaria y el colapso económico a nivel mundial. Un volcán así tal vez no nos mate directamente, pero todo lo que le sigue no es algo que nos gustaría ver.

Origen: neoteo.com

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s