SOBREVIVIR BAJO LA LEY MARCIAL.

 

Cuando se instaure el Nuevo Orden Mundial (NOM) o se dé una situación apocalíptica, lo primero que podemos esperar es la imposición de la ley marcial. Independientemente del tipo de cataclismo (casual o provocado), que nos golpee, desde el colapso social pasando por una pandemia global hasta una invasión alienígena, el gobierno tratará de mantener el control de la población por este medio. Para los supervivientes, esta situación supondrá un peligro añadido al apocalipsis que deberemos enfrentar.

Según “enciclopediadelapolitica.org” la ley marcial:

“Es, juntamente con el estado de sitio, una de las regulaciones de excepción que suelen contemplar las Constituciones de algunos Estados para restablecer la normalidad política alterada por hechos emergentes que comprometen la vigencia constitucional y la paz pública. La ley marcial implica una transferencia ocasional de competencias de las autoridades civiles a las militares. Pasan a depender de éstas los servicios de policía y seguridad, al tiempo que los tribunales militares conocen y juzgan asuntos que, en circunstancias normales, estarían sometidos a la jurisdicción de los órganos judiciales ordinarios.

Desde el momento en que se decreta el imperio de la ley marcial la autoridad militar está en aptitud de tomar cuantas medidas considere necesarias o convenientes para conjurar la situación que la ha provocado.

Al entrar en vigor la ley marcial se anuncian mediante bandos las garantías constitucionales que, a partir de ese momento, quedan suspendidas y los artículos de las leyes militares que adquieren vigencia general. Cumplida esta formalidad, la ley militar entrega a la competencia de los tribunales castrenses el juzgamiento de los delitos comunes y de los nuevos delitos tipificados por los bandos militares. Esta medida de excepción determina la sujeción a la jurisdicción militar de las personas que delinquen o que cometen las faltas calificadas por los bandos.

El imperio de la ley militar supone necesariamente la suspensión de la vigencia constitucional por un plazo determinado y la transferencia de las competencias del poder civil a la autoridad castrense. Desde el momento de su declaración empiezan a regir las leyes militares en todo el territorio de un Estado o en una determinada zona de él.

A diferencia del estado de sitio  —en que, pese a la suspensión de las garantías constitucionales y al ensanchamiento de los poderes del Ejecutivo, la autoridad pública tiene que moverse dentro de los límites de normas previamente establecidas—  la ley marcial deja libre de toda norma precedente a las autoridades militares, que por tanto están en posibilidad de decretar mediante bandos los actos que consideran punibles y las penas imponibles. La ley marcial no reconoce límites jurídicos. Por tanto, con ella desaparece toda seguridad jurídica.”

 

¿QUÉ IMPOSICIONES PODEMOS ESPERAR DURANTE LA LEY MARCIAL?.

1.- Toque de queda.

Será estrictamente obligatorio, y no es aconsejable romperlo. En el caso de que debas salir antes del toque de queda, estate preparado. Conoce las rutas de regreso y rutas menos transitadas hacia tu destino. El sigilo y el no llamar la atención sobre ti es de suma importancia, así que asegúrate de tener el equipo adecuado para moverte rápidamente y sin ser detectado. Si tienes que viajar en grupos, mantén el número de integrantes reducido, cuanto mayor es el grupo, mayor es el riesgo de ser detectado.

2.- Restricción de la libertad de expresión.

Ya no tienes derechos constitucionales por lo que es mejor guardar tus opiniones para ti mismo. Habrá gente que se opondrá a la ley marcial, y aquellos que protesten en voz alta, sufrirán. Cabe la posibilidad de que un manifestante, durante la ley marcial, sea encarcelado con riesgo de ser fusilado.

3.- Confiscación de armas de fuego.

Una de las primeras medidas que se imponen bajo la ley marcial es la confiscación de armas de fuego. Cualquier civil con un arma de fuego se considerará una amenaza, lo que significa que es importante ocultar las armas en un lugar que sólo tú y la familia de confianza o amigos conozcan. Ten varios escondites por si uno de ellos es descubierto para así poder fingir que es todo lo que tienes y no perder todos tus recursos.

Espera registros sin motivo, todo lo que puedan encontrar en tu propiedad o contigo puede ser confiscado. Ten esto en cuenta al salir para que algo que consideres valioso no caiga en manos gubernamentales o de rapiñadores.

SI TIENES NIÑOS PEQUEÑOS EN CASA MANTÉN TU ARMA EN UNA CAJA FUERTE CON COMBINACIÓN DE SEGURIDAD.

4. Eliminación forzada de la propiedad.

Sólo por ser dueño de la tierra o la casa en la que vives no significa que se te permitirá permanecer allí una vez que la ley marcial esté establecida. Dependiendo de la situación, es posible que muchas personas, incluido tú, sean reubicadas. Ten preparado un plan de evacuación en todo momento, así, cuando llegue el momento, podrás reubicarte de forma rápida y segura.

Puedes optar por permanecer en tu propiedad, pero sería un movimiento de alto riesgo ya que las precauciones tomadas para evitar la toma de tu casa sólo serán eficaces contra saqueadores y no contra fuerzas gubernamentales bien equipadas y entrenadas.

5. Confiscación de víveres.

Junto con las armas de fuego, las fuerzas militares pueden optar por confiscar tus suministros de alimentos, así como otros elementos esenciales. Si tienes algún medicamento que necesites, ocúltalo. Mantén la mayor parte de tus medicamentos en tu refugio y algo contigo, el resto en un lugar oculto para el caso de que no seas capaz de llegar a tu refugio a tiempo. Mientras que la mayoría de las personas se abastecen de alimentos en su lugar de residencia, sería inteligente tener un buen stock de alimentos y agua en un refugio bien preparado lejos de la zona de operaciones principal del ejército. Los hogares son blancos fáciles y pueden ser atacados para la confiscación de suministros, en cuyo caso dependerías del gobierno para tu próxima comida.

6. Detención o encarcelamiento a voluntad.

Puedes ser encarcelado por las fuerzas militares sin provocación. Pueden encontrarte sospechoso o amenazador, confundirte con alguien o simplemente que no les guste tu cara. Lo mejor que puedes hacer bajo la ley marcial es pasar desapercibido. Nunca llames la atención sobre ti mismo. En el caso de que estés en presencia de las fuerzas gubernamentales, actúa siempre como un buen ciudadano siendo obediente hasta que puedas escapar.

 

¿CÓMO SERÍA LA VIDA BAJO LA LEY MARCIAL?.

No es difícil imaginar cómo sería vivir bajo la ley marcial. La vida sería dura.

Pintemos un cuadro para ver como sería:

  • Grupos de hombres armados patrullaran las calles, día y noche.
  • Si necesitas obtener comida o agua en una ciudad, puede que tengas que pasar horas y horas haciendo cola para conseguir una barra de pan.
  • Espera una inflación alta.
  • Cualquier vehículo puede ser detenido o incautado en cualquier momento.
  • La salud puede ser un gran problema si se establecen restricciones en los suministros de agua y electricidad. Sin agua corriente las ratas y cucarachas se multiplicarían y causarían enfermedades.
  • La prensa libre desaparecerá y también la libertad de expresión. Las noticias viajarán lentas y muchas de ellas serán falsas.
  • Ya no tendrás derecho a un juicio justo. Si haces algo incorrecto, aunque sea con el único propósito de defenderte a ti y a tu familia, serás juzgado por un tribunal militar. Como dijo Morgan Freeman en aquella película: “La justicia militar es tan justa como musical es la música militar”.
  • Se puede esperar que se instalen puestos de control armado (check points), incluso en ciudades pequeñas.
  • Si te identifican como agitador o incluso como sospechoso potencial puedes esperar tener que mantener “conversaciones” con el Ejército o con sus fuerzas subordinadas. También te podrían prohibir salir de la ciudad, incluso si no has hecho nada malo.
  • Mucha gente se convertirá en informantes y/o colaboradores, así que ten cuidado con ese vecino con el que no te llevas bien.
  • Espera el racionamiento de los suministros tales como electricidad, agua caliente, e incluso emisiones de televisión.  Podemos suponer que el Internet libre y sin censura será cosa del pasado.

 

Hay tres maneras de sobrellevar esta situación:

1.- SIENDO UN BUEN CIUDADANO.

  • Presta atención a las noticias actuales para poder prever cuándo las amenazas potenciales podrían llegar a tu zona. Hay ciertos tipos de amenaza que golpearán por sorpresa pero otras pueden ser previstas con antelación.
  • Almacena suministros en tu casa o refugio. Antes de la instauración de la ley marcial y durante el colapso de la autoridad civil debes estar listo para poder sobrevivir por tus propios medios al menos durante 72 horas.
  • Prepárate para la agitación civil. Protege tu casa y tu negocio. Durante los momentos de transición la gente puede ser oportunista. Las viviendas y empresas pueden ser saqueados. Refuerza, bloquea o monta barricadas en puertas y ventanas. Permanece en tu casa con tus propios recursos hasta que llegue la ayuda militar.
  • Reconoce la legitimidad de la ley marcial. Por el motivo que sea se ha declarado la ley marcial y tú eres uno de los ciudadanos que está de acuerdo con esta situación. Los soldados están ahí para mantener el orden y mantenerte a salvo hasta que la autoridad civil sea restablecida.
  • Muestra respeto, cortesía y colaboración con las autoridades militares. Son seres humanos y, por lo tanto, cometerán errores. Lo mejor que puedes hacer es ayudar y obedecer. Agacha la cabeza y no llames la atención sobre ti mismo, no es momento para activismos políticos,… si quieres sobrevivir.
  • Lleva contigo todo lo que puedes necesitar para sobrevivir. Puede que tengas que ser reubicado repentinamente y no tengas tiempo de volver a tu casa o de hacer la maleta. Deja atrás todo objeto grande. Tal vez puedas ocultar tus objetos valiosos para poder recuperarlos más adelante, considera para este caso, enterrarlos en un recipiente estanco.
  • Sigue todas las instrucciones que te den. No importa lo raro o incongruente de la directiva, es mejor que hagas lo que se te dice. No te saltes el toque de queda. Si te dan una hora de comida no cuentes con que te den de comer si llegas tarde. Si hay ciertas áreas fuera de los límites establecidos no vayas a esas zonas de excursión. Tus derechos son muy limitados así que, si quieres sobrevivir, no fuerces esos límites.
  • Obedece las órdenes al momento. Las órdenes son generalmente escuetas y tajantes, al estilo militar, negarse o pedir explicaciones puede ser peligroso. A los soldados les pueden transmitir órdenes para las que no han recibido explicación o motivo y esperan que sigas las órdenes tal y como hacen ellos, por lo que si eres un obstáculo o les haces perder el tiempo al intentar forzar una explicación, puedes ocasionar un comportamiento rudo o violento con tal de poder ejecutar las órdenes recibidas de manera rápida y efectiva. Confía en que su objetivo es protegerte.
  • Ayuda a lo demás en todo lo que puedas. En esta situación el personal militar puede andar corto de efectivos, ofrece tu colaboración, de esta manera ganarás su respeto. También es un medio para enterarte de qué está pasando y como se desarrolla la situación. Si consigues información importante y tienes permiso para compartirla, difúndela. Asegúrate de que el resto de gente sepa lo que está pasando.

 

2.- OCULTARSE DE LAS FUERZAS MILITARES.

Si estás bajo la ley marcial de un régimen que sabes que  tiene la intención de hacerte daño seguramente considerarás esconderte del gobierno militar en lugar de ser un buen ciudadano.

En el caso de que decidas afrontar esta situación de esta manera las normas son las mismas que para el caso en el que un evento apocalíptico te obligue a permanecer oculto en tu refugio durante varios meses, aunque no podemos predecir cuántos.

  • Establece un refugio de supervivencia en un lugar oculto. Este refugio debe ser capaz de mantenerte, a ti y a tu familia, seguro durante varios años. Los mejores refugios suelen ser subterráneos, el objetivo es ser capaz de entrar y salir de él sin ser detectado y permanecer oculto a simple vista. Mantén la localización de tu refugio en secreto, nunca lleves el teléfono contigo cuando lo visites ya que aunque lo apagues puedes ser rastreado por medio de las torres repetidoras. No discutas tus planes con nadie fuera del núcleo familiar o grupo íntimo de colaboradores. Resiste la tentación de “mostrarte” en las redes sociales.
  • Abastece tu refugio con los suministros necesarios para varios años tales como comida, agua y medicamentos. Los medicamentos pueden ser difíciles de conseguir en esta situación por medios legítimos. Almacénalos en un lugar fresco y seco para alargar su vida útil y recuerda que consumirlos después de su fecha de caducidad raramente es dañino, no obstante, investiga sobre ellos y asegúrate de que esto es así.
  • Instálate en tu refugio lo antes posible. Si quieres adelantarte a los militares tienes que moverte rápido. Tan pronto como se declare la ley marcial no tendrás tiempo para elaborar un plan de actuación. Puede que los militares no estén en tu zona todavía pero las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado pueden empezar a implementar la ley marcial de antemano.
  • Necesitarás una radio para estar al tanto de las noticias y saber cuando ha sido revocada la ley marcial. Como no sabes cuánto tiempo puede durar y para no tener que necesitar toneladas de pilas, lo mejor es una radio con carga manual. Ten cuidado con la propaganda promilitar. Conoce las frecuencias en las que emiten las milicias locales y su lenguaje en clave para saber con certeza que la autoridad civil ha sido restaurada.
  • Permanece en tu refugio hasta que sea seguro salir. Aunque el aislamiento puede ser lo más difícil de sobrellevar, el salir al exterior pone en riesgo la seguridad de todos ya que alguien puede veros entrar o salir, dejar huellas o rastros e informar al ejército.

 

3.- RESISTIR A LA AMENAZA MILITAR.

Si tu plan es reunir una milicia, hazlo con discreción y extremo cuidado. Las milicias o guerrillas suelen operar en la clandestinidad ya que es la fuerza más débil y pequeña.

Normas a seguir:

  • No creas en nada de lo que diga el gobierno excepto cuando te amenacen de muerte.
  • ¡Mantén la boca cerrada!. Da por sentado que cualquier cosa que digas puede ocasionarte graves problemas y seguramente lo hará, especialmente con los funcionarios del gobierno, pero cualquier persona que quiera ganar el favor de las fuerzas militares puede complicarte la vida. En tiempos de crisis las ratas prosperan y los que quieran cobrar las 30 monedas de plata pueden ser desde un pequeño hombre de negocios local que busque el favor gubernamental hasta un antiguo amigo o conocido que busca venganza por cualquier cosa, un familiar rencoroso o alguien desesperado por un plato de comida. Serán tiempos difíciles y empeorarán.
  • Cualquier figura de la autoridad es el enemigo. A menos que tu intención sea la recolección de información, difusión de desinformación u otro tipo de operación de inteligencia, no establezcas contacto o relación voluntaria con ningún soldado, policía, burócrata o colaborador que coopere con las fuerzas que sustentan la ley marcial.
  • Evita los disturbios, no sólo por el peligro físico de enfrentarse a una fuerza militar sino también por el peligro de los arrestos en masa.
  • Obtén, de la forma menos arriesgada para tu seguridad y la de los tuyos, todo aquello que sea necesario para tu supervivencia y si, además, está prohibido, mejor. Sigue las pistas, si lo prohíben es porque lo consideran una amenaza. Utiliza la imaginación para esconderlos y protegerlos.
  • Evita el monitoreo y control del gobierno. Ubica las cámaras de CCTV para poder evitarlas. Averigua quién patrulla y dónde, qué rutina siguen y evítalos. Encuentra rutas alternativas para evitar los puntos de control tales como calles laterales, caminos forestales, patios vecinales, vías férreas, túneles, alcantarillas, etc.
  • Evita acabar en un campo de “detención”. Estos campos son como campamentos de refugiados y pueden evolucionar en campos de concentración y trabajo. El principal problema en estos sitios son las condiciones de vida. Si acabas en uno de estos campos, que supuestamente están para garantizar tu seguridad, puedes esperar escasez de comida y agua, condiciones higiénicas deplorables, conflicto con otros internos, etc.
  • Ten una bolsa preparada para una escapada rápida fuera de la zona de control de la fuerza militar. Sobre todo al principio de declararse la ley marcial será más fácil escapar al control militar ya que les llevará algo de tiempo organizarse para controlar todo el terreno. Aprovecha este tiempo para llegar a tu refugio o a la zona donde se reúne la guerrilla. Deberás moverte rápido por lo que la bolsa debe ser ligera pero completamente abastecida para el tiempo que te tome llegar a tu destino.
  • Teniendo en cuenta las normas mencionadas hasta ahora, ayuda a los que, como tú, se resisten.
  • Debes averiguar el punto de reunión establecido por las guerrillas o milicias locales. Lo más probable es que no seas el único que veas venir la situación por lo que otras personas habrán decidido evacuar o esconderse, contacta con ellas y tratad de organizaros. Para la mayoría de estas personas el enfrentamiento con el ejército no será su primera reacción, la mayoría de las personas de la sociedad actual estamos acostumbrados a la resolver las situaciones mediante el diálogo por lo que durante una situación como ésta la mayoría de ciudadanos optarán por esconderse y esperar a que la situación vuelva a normalidad sin tomar cartas en el asunto.
  • Cuando calcules los recursos necesarios que necesitas almacenar para tu supervivencia cuenta con un excedente para proveer a las fuerzas guerrilleras que combaten al régimen arriesgando sus vidasAquellos que luchan tendrán que mantenerse ocultos, sin embargo, también ser capaces de comunicarse con compañeros combatientes. Puedes ser un intermediario. Si tienes habilidades, como saber soldar, manejar herramientas, maquinaria o química, puedes fabricar armas, munición u otros recursos que la resistencia necesite. Si tienes información privilegiada, compártela. Si tienes experiencia en edición de vídeo o publicidad, haz vídeos propagandísticos o de instrucción en técnicas de resistencia. Si tienes formación médica, establece un hospital subterráneo. No todos tienen que luchar con las armas, al unirse a una causa común y justa con todo lo que uno puede ofrecer, los tiranos pueden ser derrotados y las libertades restauradas. En tu refugio oculto debes almacenar todo lo necesario para sobrevivir, pero si pretendes enfrentarte a la fuerza militar necesitarás mucha munición y armamento, sobre todo al principio, hasta que puedas abastecerte en grandes cantidades de comboys o bases militares. Además necesitarás grandes cantidades de suministros médicos que, como ya hemos dicho, serán difíciles de obtener y reemplazar.
  • Conoce las tácticas de guerrilla y contraguerrilla, preferiblemente antes de que tengas que ponerlas en práctica durante la ley marcial. Estudia la historia y los métodos de las guerrillas que tuvieron éxito en su lucha contra la opresión, evita los errores de las que fracasaron y utiliza las estrategias que fueron útiles para su propósito.
  • Agrupa a tu milicia tan pronto como sea posible. Una vez que establezcas campamento base  y las familias estén a salvo, preparaos para moveros. Las guerrillas sobreviven mientras haya gente suficiente para proteger lugares estratégicos, tu milicia necesitará todo el personal que puedas conseguir.
  • La guerrilla debe poseer sus propias reservas de suministros ocultos en diferentes puntos.
  • Si la milicia cae, debes tener un refugio seguro al que retornar para ocultarte por lo que no es conveniente que reveles la situación del tuyo a la ligera para poder utilizarlo con seguridad como último recurso, ya que, si la milicia está en peligro pueden ver tu refugio como un depósito de suministros, dejándote a ti y a tu familia en peligro.
  • Es básico establecer una cadena de mando y seguir órdenes sin dudar, establecer la estructura de liderazgo, a quién debes informar y quién tiene que informarte. Es posible que haya personas en el grupo con experiencia militar previa, su experiencia será crucial en muchos aspectos, entre ellos, mantener el orden y la disciplina.
  • Es necesario contar con una red de suministro, apoyo logístico, soporte e inteligencia. Esta red está compuesta por un grupo de personas con recursos y/o habilidades que pueden ayudar a la milicia con habilidades, conocimientos, medios o materiales de los que la guerrilla carecería por sí misma o que necesita para funcionar sin tener que destinar recursos humanos para su obtención, disminuyendo de esta forma la presión militar sobre el objetivo. Pueden formar parte de la misma ingenieros, mecánicos (fabricantes de armas), personal médico, conductores (buen conocimiento de las carreteras locales), jardineros (base de conocimientos agrícola), pequeños burócratas que se oponen en secreto a la ley marcial (son los principales medios para espiar, robar o cometer sabotaje), etc. Los técnicos informáticos pueden bloquear sistemas gubernamentales y crear sistemas de vigilancia. Los trabajadores de la construcción pueden construir habitaciones secretas para esconder cualquier cosa, desde un almacén de armas hasta una fábrica secreta. Especialmente útiles serán policías descontentos y militares que pueden proveer de todo, desde inteligencia hasta armas y entrenamiento, para estos es desaconsejable el reclutamiento por soborno ya que la codicia puede llevarlos a traicionar a la guerrilla como les llevo a traicionar a las fuerzas gubernamentales, especial cuidado con ellos aunque nos hagan creer que su colaboración es debida a creencias ideológicas o disconformidad con la situación.
  • Mantén el grupo reducido en número, las células más pequeñas son más difíciles de detectar por agentes enemigos e informantes.
  • Debéis desarrollar un medio de comunicación, entre los miembros del equipo, diferente de los teléfonos con micrófonos y dispositivos de escucha, tales como corredores, que pueden ser un deportista o un niño en bicicleta. Éstos pueden transportar paquetes pequeños o notas. Una zona de entrega de correo puede ser una casa, un tronco de árbol ahuecado, un agujero en la tierra, un poste de una cerca, etc. Sólo asegúrate de que están discretamente fuera de la vista de la vigilancia.

 

CÓMO PREPARARSE PARA LA LEY MARCIAL.

La mentalidad, el conocimiento y la preparación son la clave del éxito, pero no podemos conseguir nada de esto un mes antes de que nos impongan la ley marcial. He aquí algunos pasos que debes seguir:

  • Convertirse en Prepper. Abastecerse de alimentos, agua, medicinas, herramientas, armas y equipo. Aprender, primeros auxilios, táctica militar, habilidades de supervivencia y practicarlas antes de que suceda. Estar al día de las últimas noticias, aquí puedes encontrar (en la sección AMENAZAS), las últimas noticias del peligro que te preocupe.
  • Mejora tu condición física.
  • Conviértete en una persona gris. Es decir, mantén un perfil bajo para evitar exponerte a ti mismo, tu familia y recursos.
  • Conoce el entorno donde planeas resistir. Conduce alrededor y patea el terreno. Busca casas abandonadas, negocios y caminos o senderos que te llevarán a ellos. Cuevas, refugios forestales, antiguos graneros, el remolque más desagradable en ese parque de remolques, etc.
  • Estudia, sobre todo los procesos relacionados con la fabricación. Tendrás que improvisar mucho y no dispondrás de los materiales y herramientas necesarias, por lo que es vital conocer cada detalle de la elaboración de aquellos materiales que necesitarás.
  • Organiza con antelación tu propia guerrilla. Tienes que ponerte en contacto con aquellas personas, que como a ti, les preocupa esta amenaza. Mantén reuniones regulares para organizarse y prepararse mejor. Averigua el conjunto combinado de habilidades (medicina, carpintería, táctica, armas, etc). Cuando reclutes no dejes que figure ningún nombre o dato en ninguna parte para que no puedan ser implicados por el gobierno. No tendrás muchos reclutas. Las armas culturales del enemigo son bastante poderosas, y su control de la mente es excelente, pero no infalible!.

 

CONCLUSIÓN.

La ley marcial es uno de los mayores desafíos que cualquiera podría enfrentar ya que estás empezando un conflicto desde cero. No puedes enfrentarte a un ejército con cuchillos y pistolas, sin infraestructura y sin experiencia. La incertidumbre te hace dudar: esperar a que todo vuelva a normalidad o tomar cartas en el asunto, ¿y si me equivoco?. El simple miedo a la pérdida material, social y familiar, nos condiciona. Estamos hipnotizados con la cultura basura, la moda, los deportes, las compras, las películas y hemos perdido nuestro espíritu de lucha, mientras que nuestros derechos son legislados por individuos corruptos agrupados en lo que se conoce como gobierno de la nación.

Ya no sabemos vivir fuera del sistema, esclavos de la deuda materialista, nos dicen que somos libres y prósperos aunque no podamos elegir entre comprar o cultivar nuestra comida, por que ya no sabemos hacerlo. Salir de la corriente y tomar nuestras decisiones fuera del sistema nos da miedo y es utilizado contra nosotros para ser manipulados al antojo del pastor que dirige el rebaño que llamamos sociedad.

La gente puede ser obstinadamente estúpida cuando se trata de esperanza mal dirigida. Muchos de estos esclavos defenderán el sistema que los ha esclavizado. Tal es el genio del enemigo en su ingeniería social. Todos aquellos que obedecen servilmente al estado en un ambiente de ley marcial, serán en realidad el propio enemigo. Habrá muchos oportunistas y gente mala que buscarán prosperar bajo la ley marcial, tendrás que combatir, también, a esta chusma. Pero no estarás solo. El genio del enemigo es formidable, pero no perfecto. No pueden verlo todo, y cometerán errores fatales. La pregunta será: ¿serás lo suficientemente hábil para explotar esos errores y provocar su caída?. La industria secreta puede desarrollarse. Las armas ligeras pueden ser construidas al principio, pero con el tiempo las armas pesadas podrían ser diseñadas, fabricadas, y distribuidas. Las municiones, los alimentos, el combustible, los medicamentos, etc., pueden ser fabricados con maquinaria, herramientas básicas y química.

Algo recurrente en muchos casos de luchadores por la libertad, es que acaban siendo peores legisladores y peores tiranos que los del régimen que han derrocado, llevados por el miedo a perder el recién adquirido poder, el mismo miedo que impulsaba al régimen caído, siendo peor el remedio que la enfermedad. No te conviertas en aquello que odias, que has combatido y que has erradicado.

En cualquier caso recuerda: hay muchas formas de combatir, no sólo se puede luchar con las armas.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s