7 VENENOS QUE CURAN.

 

VÍBORAS PARA COMBATIR EL ALZHÉIMER.

Si en algún momento en tu cerebro se empiezan a acumular proteínas beta-amiloides, el desenlace ineludible será que desarrollarás alzhéimer, la forma de demencia más común.En las personas sanas esto no llega a suceder gracias a que existe una enzima que hace añicos cualquier resquicio de estas proteínas que se depositan sobre las neuronas. De ahí que uno de los objetivos de la industria farmacéutica sea encontrar un medicamento que ponga a funcionar estas enzimas cuando aparecen los primeros indicios de la enfermedad.

Es algo que estaba dando muchos quebraderos de cabeza a los científicos hasta que se toparon con la víbora de Russell, Daboia russellii –del hindú daboia, ‘la que acecha’–, serpiente india a la que se le atribuye la mayor parte de casos de muertes en el mundo causadas por mordeduras de estos reptiles.

Una de las moléculas del potente  veneno de esta especie ha demostrado ser capaz de romper la proteína beta-amiloide en fragmentos no dañinos. Otra serpiente, la terciopelo (Bothrops asper), produce también toxinas que combaten el alzhéimer y que ya han sido imitadas sintéticamente por expertos en biomedicina de la Universidad de Monash (Australia). Si su aplicación clínica prospera, la demencia tendría los días contados. Un ejemplo más para darle la razón a Albert Hofmann, descubridor del LSD y primero en comprobar las consecuencias de la droga, en su afirmación de que “la diferencia entre un veneno, una medicina y un narcótico es solo la dosis”.

 

Tarántulas contra la distrofia muscular

TARÁNTULAS CONTRA LA DISTROFIA MUSCULAR.

C. H. es un niño que está ansioso por gatear, pero algo en sus piernas no funciona. El médico les da a sus padres un doloroso diagnóstico: sufre distrofia muscular de Duchenne,un trastorno genético que hará que sus músculos se deterioren progresivamente. A los 12 años es muy posible que tenga que moverse en una silla de ruedas, y parece poco probable que sobreviva más de 30, ya que a la larga el corazón y el diafragma también se ven afectados.

Por suerte para él, un equipo de investigadores de la Universidad de Búfalo, en EE. UU., trabaja con una sustancia que podría poner remedio a este mal: el veneno de la araña pollito o tarántula rosa chilena, Grammostola rosea. Entre las proteínas que contiene han encontrado una, la GsMTx4, que evita el deterioro de las células musculares. Lo hace regulando la apertura de los canales iónicos mecanosensibles localizados en la membrana celular. Normalmente están cerrados, pero en los pacientes con esta enfermedad un gen defectuoso hace que permanezcan abiertos; por ellos se pierde calcio, sodio y potasio, lo que provoca la atrofia irremediable del músculo. Por suerte, el veneno de la tarántula rosa actúa como un cerrojo que clausura a cal y canto esos poros vitales para la célula.

Usada en seres humanos, la GsMTx4 podría poner freno a la enfermedad, según aseguran desde Tonus Therapeutics, la empresa fundada en Williamsville (Nueva York) por sus descubridores, que trabaja ahora en su aplicación clínica. Aunque no supondría la curación de la distrofia, sí frenaría la degeneración de los músculos, lo que aumentaría la movilidad de los niños y evitaría tanto la silla de ruedas como una muerte precoz.

 

 

El caracol marino guarda un potente analgésico

EL CARACOL MARINO GUARDA UN POTENTE ANALGÉSICO.

Las toxinas que permiten al caracol cono inmovilizar a los peces para zampárselos han captado el interés de los farmacólogos. Son capaces de modificar la transmisión de señales entre neuronas de manera muy selectiva, más que cualquier sustancia sintetizada hasta ahora. Y eso, en ínfimas cantidades, puede resultar útil para bloquear el dolor. Su efecto analgésico es 100 veces más potente que la morfina, con la doble ventaja de que no crean adicción y apenas presentan efectos secundarios.

Investigar sobre esta sustancia beneficiará, sobre todo, a quienes sufren dolor neuropático, que se caracteriza por pinchazos agudos y paralizantes e hipersensibilidad a cualquier estímulo. Una piedra en el zapato puede resultarles insufrible. El mayor problema es que la aspirina y el ibuprofeno no les hacen ni cosquillas, y los opioides les causan náuseas y diarrea.

Las toxinas del veneno del caracol que prueban ya en la Universidad Rockefeller y en la de Utah, en EE. UU., pueden ser la solución. En total, los investigadores calculan que el cuerpo de estos gasterópodos puede albergar hasta 1 millón de principios activos, candidatos a convertirse en medicamentos, no solo para combatir el dolor, sino también parar tratar el párkinson, la depresión, la esquizofrenia o la adicción al tabaco

 

.Un monstruo muy dulce

UN MONSTRUO MUY DULCE.

La hiperglucemia no es un problema para el monstruo de Gila. Este lagarto se alimenta tres veces al año y el resto del tiempo obtiene la energía de la grasa que almacena en su cola. A pesar de seguir una dieta tan irregular, siempre mantiene los niveles de glucosa constantes. ¿Cómo? Un veneno de su saliva, la exendina 4, tiene la respuesta.

Su versión sintética, la exenatida, se utiliza para tratar la diabetes. El medicamento se administra bajo la piel y hace que en el páncreas aumente la secreción de insulina, una de las hormonas que controla los niveles de azúcar y que en los diabéticos no se secreta –diabetes de tipo 1– o no funciona bien – tipo 2–. Además, consigue que el estómago se vacíe más despacio, lo que ayuda a que durante la digestión se absorba la mayor cantidad de glucosa posible de los alimentos.

Si no puedes parar de zampar chocolate y eso te causa sobrepeso, el veneno del monstruo de Gila también puede ayudarte. Investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, descubrieron que la exendina 4 a bajas dosis actúa sobre las regiones de recompensa del cerebro y reduce el deseo de comer y los antojos, lo que ayuda a controlar el peso y evita comportamientos compulsivos de sobreingesta.

 

Ranas contra el cáncer

RANAS CONTRA EL CÁNCER.

Para el dolor de muelas, el cáncer, los problemas cardiacos… Los chinos llevan miles de años tratando enfermedades con los venenos que secretan las ranas y los sapos a través de la piel. La ciencia ha dado ahora un espaldarazo a estos remedios explicando por qué son efectivos.

Uno de los casos más interesantes es el de la rana mono de vientre pintado o enceradaPhyllomedusa sauvagii. Secreta proteínas que interfieren en la angiogénesis, el proceso que guía el crecimiento de los vasos sanguíneos. Una de ellas puede emplearse para interrumpir la llegada de sangre a los tumores. ¿Con qué fin? Al impedir que se formen nuevos vasos para abastece de oxígeno y nutrientes a las células cancerígenas, el tumor dejaría de crecer. No erradicaría el cáncer, pero sí lo convertiría en un mal crónico. “Sería vergonzoso tener algo en la naturaleza que es, potencialmente, un medicamento milagroso y que no hiciésemos lo posible para usarlo”, reflexiona Chris Shaw, de la Universidad Queen’s de Belfast, en Irlanda.

El cáncer no es la única enfermedad que debe echarse a temblar ante las propiedades del veneno de la rana. Este también contiene otra proteína que activa la angiogénesis y que reúne el potencial de “tratar todo tipo de dolencias que requieren que los vasos sanguíneos se reparen a toda velocidad, desde la cura de heridas y los  trasplantes hasta las úlceras diabéticas y los daños causados por infartos“, dice Shaw. De hecho, se calcula que a partir de este descubrimiento se podrían desarrollar tratamientos para más de setenta enfermedades que, en conjunto, afectan a 100 millones de personas en el mundo.

Otro remedio natural oncológico es el que contiene el veneno de las avispas. Buscando una terapia para combatir el cáncer de mama que no cause efectos adversos, científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona han hallado un péptido sintetizado por las avispas que, una vez llega al tumor, lo asesina –necrosis de sus tejidos– o hace que se suicide–muerte celular programada– pero logra mantener a salvo las células sanas.

 

Alacrán, el azote de las bacterias

ALACRÁN, EL AZOTE DE LAS BACTERIAS.

Que los  escorpiones fueran los personajes malvados en la historia del mundo narrada por los egipcios o que la diosa griega Artemisa recurriese a estos arácnidos con pinza y aguijón para vengarse de sus enemigos no es casualidad. Su aspecto terrorífico y los fatídicos efectos de su veneno justifican su rol en la mitología. Hoy, sin embargo, los científicos los tienen en mente para propósitos más loables. Usando moléculas peptídicas de su ponzoña han conseguido destruir bacterias en heridas infectadas, lo que los convierte en una posible alternativa a los antimicrobianos.

Aunque se catalogó en 1879, los efectos antibióticos del escorpión de Manchuria acaban de conocerse. En la Universidad de Wuhan (China) emplearon toxinas secretadas por el escorpión dorado de Manchuria, Mesobuthus martensii, para combatir una infección por estafilococosque habían desarrollado resistencia a los  antibióticos. Comprobaron que los péptidos mataban a los microbios actuando como granadas: las proteínas del veneno cubrían los gérmenes con decenas de microesferas que, tras adherirse a sus paredes, hacían que estallara el microorganismo. Eso sí, hubo que modificarlos un poco para que no hicieran explotar también los glóbulos rojos de la sangre.

 

Stop al sida con toxina de abejas

STOP AL SIDA CON TOXINA DE ABEJAS.

El reto de erradicar el sida podría allanarse con un aliado: la abeja Apis mellifera. Este insecto secreta en su veneno una toxina llamada melitina que puede destruir el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sin dañar las células del organismo. Para comprobarlo, científicos de la Universidad de Washington, en EE. UU., bombardearon con nanopartículas de esta sustancia al virus. El ataque consiguió agujerear la envoltura protectora que lo rodea hasta destruirlo. “A diferencia de los fármacos clásicos, que impiden que el VIH se reproduzca pero no lo matan, nuestro tratamiento ataca a una parte esencial de su estructura y acaba con él”, destaca Joshua L. Hood, coautor del hallazgo. Y lo hace sin efectos secundarios, ya que para evitar dañar a las células sanas, mucho más grandes, Hood añadió unas estructuras protectoras en la superficie de las nanopartículas que hacen que el medicamento rebote cuando contacta con los tejidos normales.

El poder de la melitina ha sido empleada también para destruir  tumores. De momento, ha permitido reducir un 88% el tamaño de un melanoma. “Las células cancerosas se adaptan y se hacen resistentes a muchos agentes antitumorales, pero es difícil que encuentren un mecanismo para esquivar a esta mortífera sustancia”, dice Paul Schlesinger, el biólogo de la citada universidad artífice de estos logros. Otras investigaciones se centran en la apamina, una molécula del veneno de la abeja que por sus efectos neuronales podría usarse contra la depresión y la demencia.

 

Origen: 9 venenos que curan. Muy Interesante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.