IMPORTANCIA DEL SIMULACRO EN LA PLANIFICACIÓN DE LA RUTA DE ESCAPE.

 

La ruta de escape es algo que necesita ser considerado y planificado adecuadamente. Hay muchas razones por las que alguien puede necesitar evacuar, aparte del apocalipsis zombie, como por ejemplo: el descarrilamiento de un tren, fuego, huracán, inundación, etc.

Con el fin de decidir cuándo es necesario evacuar, dónde se está a salvo y demás consideraciones, es necesario tener un plan en caso de desastre. Para este plan debes disponer al menos de varios lugares diferentes donde dirigirte. Si la ubicación A está comprometida, entonces dirígete a la ubicación B y así sucesivamente.

Los lugares no tienen que ser perfectos. En realidad, ninguno es 100% ideal, pero si aún no estás fuera de la ciudad, sal de la ciudad. Las ciudades generalmente no son lugares recomendables durante una emergencia o desastre.

Una vez que hayas desarrollado el plan de evacuación, es hora de poner en marcha un simulacro.

El simulacro es vital para el proceso general de planificación y creación. Puedes planificar durante meses, pero hasta que no hayas realizado un simulacro de evacuación por la ruta a la ubicación (es) de tu refugio, no sabrás a qué te enfrentarás cuando llegue el momento de la ejecución en una situación real.

Cuando realices un simulacro, tendrás que considerar los siguientes aspectos:

Lo más probable es que, cuando recorras la ruta, lo hagas durante una situación de poco estrés y poco tráfico. Según el tipo de evento catastrófico que pueda darse, podrías encontrar mucho tráfico o muy poco. Depende de variedad de factores: hora del día, tamaño de la ciudad, lugar donde te encuentras en la ciudad, tipo de catástrofe, etc. Si, por ejemplo, ves que un huracán está de camino y decides irte antes de que alguien más empiece a evacuar, es posible que enfrentes menos estrés. Pero si decides evacuar cuando todos los demás también han decidido evacuar, entonces puedes llegar a lidiar con mucho más tráfico y estrés.

El simulacro puede haber ido a la perfección, pero tendrás que imaginar un aluvión de problemas. Piensa sobre cómo tu plan de evacuación podría salir mal y cómo podrías evitar las complicaciones, no se pueden evitar todas , pero es recomendable pensar en ello, o, al menos, tenerlas en cuenta y ser conscientes de su posibilidad.

Conoce tantos caminos como sea posible y presta mucha atención a cada pequeño detalle. Supongamos que tienes que pasar por varios puentes en la ruta hacia tu refugio, además de considerar los ríos, sobre los que se encuentran, como fuentes de agua o como vías alternativas o principales de escape por si mismas, también debes tener en cuenta el hecho de que esos puentes podrían dañarse o bloquearse. En ese caso debes planear las rutas alternativas para cruzar esos ríos. Considera cualquier obstáculo potencial y planifica como evitarlo o sortearlo.

Atravesar los pueblos no es lo ideal, pero depende del tamaño de la población, de la época del año, etc. Los pueblos suelen ser muy turísticos y estarán bastante ocupados durante los meses de verano. Si puedes evitarlos considera la posibilidad de tomar caminos que rodean los pueblos, en lugar de atravesarlos.

 

CONSIDERACIONES.

  • ¿Cuánto tiempo te lleva el trayecto desde tu punto de salida hasta tu destino?. Es preferible alargar el tiempo del trayecto para evitar puntos potencialmente conflictivos o peligrosos.
  • ¿Cuánta gasolina estás usando?. Al transitar caminos secundarios quemarás algo más de gasolina de lo normal. Es importante llevar un registro de la cantidad de gasolina que usas y es prudente transportar combustible adicional.
  • Reajusta tu ruta a medida que avanzas. No seas rígido durante el trayecto sólo por seguir el plan establecido, adáptate al trayecto y a las circunstancias. Obtén mapas actualizados del terreno que vas a atravesar y traza diferentes rutas. Esto te servirá tanto para  considerar alternativas rápidamente ante los imprevistos como para conocer mejor el terreno por el que vas a evacuar.
  • Considera las peculiaridades de tu familia. ¿Tienes mascotas? ¿Un bebé recién nacido? ¿Alguien con discapacidad o ancianos?. Ten en cuenta la logística y el tiempo que necesitas para situar a cada uno de ellos en el vehículo, además de su comportamiento y reacción en dicha situación.
  • ¿Qué tal manejas el estrés? No va a ser una experiencia divertida, será estresante desde el principio. Tendrás que saber cómo lidiar personalmente con el estrés y ser capaz de controlarlo y encauzarlo. ¿Cómo se comportarán tus hijos? ¿Cómo se comportarán tus mascotas? ¿Cómo manejarás esas conductas?.
  • Involucra a tus hijos. Involucrar a los niños es extremadamente importante. No quieres que se pregunten por qué de repente los metes en un vehículo. Inventa un juego para ellos, pídeles que indiquen cuántos vehículos de emergencia ven, o lo que sea. Dales algún tipo de trabajo o tarea y permíteles separarse del proceso general. Esto los hará sentir empoderados y te ayudará a tener un mejor control de toda la situación mientras todos cooperan.
  • ¿Qué pasa si no puedes usar el vehículo? ¿Tienes un plan de respaldo para llegar a tu ubicación de destino?. ¿A pie?, ¿bicicleta? ¿canoa?. ¿Qué sucede si tu coche se avería inesperadamente?. Hay un montón de consideraciones cuando se trata del transporte que tendrás que considerar seriamente.

Para empezar deberías poner en marcha tu plan de evacuación durante una situación ideal, por ejemplo, dando un tranquilo paseo un Domingo por la mañana. De esta manera podrás realmente apreciar los detalles y prestar atención a la ruta, trazarla, modificarla, etc.

A continuación, una vez planificado todo al detalle, monta un simulacro realista, con prisa, cargando todo el equipo y material que llevarías en la situación real y con todas las personas y animales que irían contigo llegado el momento. Utiliza la ruta que ya tenías planeada y céntrate en temas como, por ejemplo, cuánto tiempo tardas en empaquetar el equipo y cargarlo en el vehículo, de cuánto combustible dispones y si necesitas transportar más, como reaccionan los miembros de tu familia y si tienes que trabajar en algún aspecto en concreto con alguno de ellos, etc.

De esta manera, el simulacro ayudará de manera efectiva a arrojar algo de luz sobre lo que se necesita arreglar. La evacuación no tiene por qué ser perfecta, sólo hay que llevarla a cabo. Aprenderás mucho y eso es bueno. Ese es el objetivo del simulacro, enseñarte cómo mejorar.

Un último consejo, asegúrate de que toda la familia está al 100% centrada en hacerlo bien. Compartan contigo, o no, el interés o la preocupación por el tema de la preparación, necesitan saber qué hacer cuando un desastre te pueda obligar a evacuar. Siéntalos y pídeles que se lo tomen en serio. Si tienes que sobornarlos, diles que los llevarás a cenar después de que acabéis con el simulacro. Lo que sea necesario. Esto es algo de lo que todos los miembros del hogar necesitan ser conscientes y para lo que deben estar preparados.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s