CONSEJOS PARA SOBREVIVIR AL CALOR.

 

Hay muchos peligros en la naturaleza, pero quizás, junto con el frío, el calor sea el más mortal de todos. ¿Qué debemos hacer para evitar ser víctimas de las altas temperaturas?.

El desierto es el principal exponente de este peligro. Pone a cientos de personas en situaciones de riesgo mortal cada año. Tristemente, tiene éxito en reclamar la vida de algunos.

Con días abrasadores y noches heladas, apenas hay refugio, agua o alimento, las serpientes y los escorpiones son peligrosamente abundantes. No es de extrañar que el desierto sea, por lo tanto, posiblemente el lugar más peligroso donde sobrevivir.

CÓMO MATA EL CALOR EXTREMO.

Para entender cómo sobrevivir en condiciones de calor extremo, necesitas saber cómo puede perjudicarte. El calor puede apagar lenta pero inexorablemente tus sistemas vitales, y los síntomas pueden ser sorprendentemente difíciles de notar, especialmente en niños y ancianos.

Así es como funciona:

  1. Un sistema de alta presión se instala en la zona. Ese sistema atrae el aire de la atmósfera superior hacia el suelo, luego el aire se comprime y se calienta. Este sistema de alta presión previene la formación de nubes e inhibe el viento, empeorando aún más el ya intenso calor.
  2. Cuando pasamos tiempo al aire libre con este calor, nuestra temperatura corporal aumenta, lo que desencadena el sistema de enfriamiento de nuestro cuerpo: el sudor. Disipamos el calor sudando la humedad, que luego se evapora en nuestra piel para refrescarnos. Pero en el calor extremo, o bien sudamos demasiado como para que tenga tiempo de evaporarse, o bien la alta humedad impide que el sudor se evapore. Esto conduce a más y más sudoración a medida que nuestro cuerpo pone en marcha su sistema de enfriamiento, y eso conduce a la deshidratación.
  3. En este punto, comienzas a tener mucha sed porque tu cuerpo está tratando desesperadamente de reponer los líquidos que ha perdido mientras suda. También comienzas a quedarte sin electrolitos, lo cual puede causar síntomas como calambres musculares, agotamiento y desmayos.
  4. Si el calor no se disipa, corres el riesgo de sufrir una insolación. El calor abruma completamente la capacidad del cuerpo para enfriarse y deja de sudar por completo. En ese momento, se sobrecarga tu cerebro y te mareas, sientes debilidad, descordinación, confusión, náuseas y finalmente quedas inconsciente.
  5. La sangre se vuelve más espesa y tiene menos oxígeno debido a la pérdida de agua. El corazón y los riñones tienen que trabajar más duro para bombear la sangre y limpiarla. En consecuencia, el corazón trata de bombear más sangre con mayor rapidez, lo que calienta el cuerpo aún más.
  6. A medida que tu corazón trata desesperadamente de bombear sangre, la piel comienza a sentirse fría y húmeda. Antes de que te des cuenta, tu cerebro no puede soportar la falta de oxígeno y se apaga definitivamente.

Afortunadamente hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que esto suceda.

 

CÓMO ACTUAR.

  • MANTÉN LA CALMA.

El pánico es la reacción más peligrosa en cualquier situación de supervivencia. Será difícil, pero debes mantener la calma porque en estado de pánico es más probable que tomes malas decisiones y disminuyan significativamente tus posibilidades de sobrevivir.

Esto es más importante, si cabe, en climas calurosos para evitar el consumo de más agua por sobre esfuerzo o por cometer errores y malgastar recursos.

  • USA ROPA SUELTA, LIGERA Y DE COLOR CLARO DE ALGODÓN.

La ropa es de suma importancia tanto para tu comodidad como para tu seguridad. Debe estar lo suficientemente suelta como para permitir que el aire fluya entre la tela y la piel, de manera que sea posible la evaporación del sudor. Recuerda, si no hay evaporación, no hay enfriamiento. También debe ser liviana (más peso significa más trabajo, lo que significa más quema de energía y más generación de calor) y no tan gruesa como para que el aire no pueda fluir a través de la tela.

Los colores claros, como el blanco, el beige y otros tonos similares son los más convenientes. Estos tonos claros reflejan la luz del sol, disminuyendo así algo el calor.

Lo más importante es que esté hecha de algodón. El algodón absorbe el exceso de humedad del cuerpo, lo que ayuda al proceso de evaporación para que tu cuerpo pueda enfriarse. Otras telas que absorben el sudor pueden ser perfectas para un gimnasio con temperatura regulada o durante las horas más frescas del día, pero no para el calor intenso ya que están diseñados para alejar rápidamente el sudor de la piel hacia las capas externas del tejido, donde se mantiene la humedad hasta que se evapora, lo que evita el efecto refrescante del sudor.

  • NO TE QUITES LA ROPA

Puede parecer que quitarse la ropa es una buena idea pero este es uno de los mayores errores que se pueden cometer.

A medida que te quitas ropa, corres el riesgo de sufrir quemaduras solares graves después de tan sólo 30 minutos de exposición, lo que puede además contribuir a la insolación. Mantener la ropa puesta también preserva el sudor de tu cuerpo, lo cual retarda la deshidratación (debes tratar de sudar lo menos posible para ahorrar agua).

  • MOJA TU ROPA.

Siempre que tengas ocasión y sin desperdiciar tu reserva de agua, moja cada prenda que lleves. El algodón es muy bueno absorbiendo y reteniendo la humedad, si lo empapas en un arrollo y luego lo escurres, al volver a ponértelo te enfriará rápidamente.

Los sombreros son útiles en más de una forma. Pueden proteger tus ojos del sol y evitar el sobrecalentamiento del cerebro por la exposición directa, pero también, al empaparlos en agua mantendrán tu cabeza fresca. Deja que las fuentes externas de agua se evaporen sobre tu piel para que no sudes tanto.

Es una buena idea llevar una toalla o un trapo para mojarlo y ponerlo en la nuca. Incluso hay algunas toallas especiales diseñadas para retener el agua mejor que el algodón y mantenerte fresco por más tiempo.

IMPORTANTE: El algodón absorberá el sudor y lo liberará eficazmente en un ambiente seco como un desierto, pero no en un área pantanosa de alta humedad.

  • USA GAFAS DE SOL

Además de protegerte los ojos del Sol, el polvo y el viento, mejoran tu visión ya que eliminan el resplandor. Al no tener que permanecer todo el tiempo con los ojos entreabiertos prevendrás los dolores de cabeza. Incluso un par de una tienda de todo a un euro es mucho mejor que nada en absoluto.

  • BUSCA LAS SOMBRAS.

No importa lo que estés haciendo, deberías estar buscando sombra y refrescarte bajo ella tanto como sea posible. Cuando el personal médico trata los golpes de calor sigue el protocolo de “enfriar primero, transportar después”, y es una buena regla a seguir para tus propias aventuras. Si sientes que tu temperatura sube, busca sombra y enfríate antes de tratar de moverte de nuevo. No intentes aguantar el calor largos períodos porque creas que estás cerca de tu destino. Tómatelo con calma.

  • NO TE SIENTES EN EL SUELO BAJO LA LUZ DIRECTA DEL SOL.

Si estás cansado, quieres sentarte y tomarte un descanso. Esta es una mala idea ya que la arena del desierto estará más caliente que el aire a tu alrededor. Las rocas no van a estar mucho más frescas, así que evita poner las manos sobre ellas.

IMPORTANTE: La sombra es tu mejor amiga en el desierto y puede salvarte la vida.

Lo ideal es tener un lugar de descanso a la sombra, no importa cuán pequeño sea, porque será un espacio mucho más fresco. Fabrica tu propia sombra con mantas de emergencia, un Tarp o una tienda de campaña ligera que sea aireada y abierta al viento.

Al sentarte en el suelo te expones a la picadura de animales venenosos. Asegúrate de que no haya animales potencialmente peligrosos al acecho antes de relajarte.

  • NO TE ESFUERCES DEMASIADO.

Cuanto más te muevas, más caliente estarás; cuanto menos te muevas, más te enfriarás. Alrededor del 80 por ciento de la energía que quemas cuando haces ejercicio se transforma en calor, y no necesitas más de eso cuando ya estás asándote. Toma descansos (a la sombra) y no te esfuerces demasiado. La insolación por esfuerzo, es una de las tres causas principales de muerte en atletas y soldados durante el entrenamiento.

  • EL AGUA

Cuando se trata de agua, es mejor llevar más y no necesitarla que necesitarla y no llevarla. Tienes dos opciones: llevar agua o morir. Las posibilidades de encontrar agua en terrenos cálidos como el desierto son esencialmente nulas, olvídate de los programas de televisión.

En general, se recomienda un mínimo de 2 litros de agua al día….. ¡si estás a la sombra sentado!. Tienes que mantenerse hidratado cuando caminas bajo el Sol, así que calcula que necesitarás unos 4 o 5 litros de agua al día.

Evita las bebidas con alcohol, cafeína y carbonatadas. Estos tipos de líquidos pueden provocar deshidratación o ralentizar el proceso de hidratación.

  • VENTILADORES ELÉCTRICOS DE MANO.

El FEMA recomienda que no uses ventiladores eléctricos cuando la temperatura exterior sea superior a los 35°C. Explican que los ventiladores crean flujo de aire y una falsa sensación de comodidad, pero no hacen nada para reducir la temperatura corporal. Además, secan la piel evitando la evaporación del sudor. Esta falsa comodidad y la falta de refrigeración podrían provocar una insolación por sorpresa.

Una botella de nebulización es la mejor opción para proporcionar comodidad bajo el calor intenso. Un chorro rápido o dos de agua cubre tu cara con diminutas gotas de agua que se evaporarán rápidamente y te ayudarán a refrescarte. Asegúrate de que sea una botella de nebulización, no una botella de spray, para que puedas conservar el agua y proporcionar una cobertura más uniforme en la piel.

  • LAS INUNDACIONES OCURREN.

No se piensa en inundaciones como una posibilidad en el desierto, pero ocurren en áreas conocidas como arroyos, o “arroyos secos”. Las corrientes repentinas golpean en cuestión de minutos durante una tormenta lejana. Evita estas áreas, pero ten cuidado ya que pueden ser difíciles de identificar.

La mejor manera de prevenir este peligro es estar atento a las formaciones de nubes en la distancia, evitar los valles y las depresiones.

  • CARRETERAS Y CAMINOS.

Si estás perdido debes estar atento por si tropiezas con algún sendero o camino de tierra, es mejor permanecer en el camino. Son como los ríos en la selva, síguelos para ser rescatado.

Todos los caminos llevan a alguna parte, y puede que tengas suerte y encuentres un vehículo o una población en el camino. Alejarse de estas vías no es acertado pero ten en cuenta que algunos de estos caminos pueden tener decenas de kilómetros sin civilización o que simplemente lleven a un lugar abandonado.

  • TORMENTAS DE POLVO.

Las tormentas de polvo son extremadamente rápidas, así que no intentes huir de una.

Si una tormenta de polvo se dirige en tu dirección, busca refugio detrás de una roca grande, depresión, zanja o algo similar que ofrezca protección. Cúbrete inmediatamente la piel y la cara para mantener el polvo alejado de los pulmones y los ojos.

 

Si esperas que la temperatura durante tu salida sea superior a 33°C, ten cuidado y sal únicamente si estás completamente preparado. El calor por encima de los 38°C debe evitarse en la medida de lo posible, y si hace 40°C o más en el exterior, valora si merece la pena el riesgo.

Recuerda que la verdadera supervivencia no es una fantasía o un programa de televisión protagonizado por ti. Por encima de todo, siempre se trata de ser rescatado, no de lo bien que se puede fabricar un arco con un palo.

Cada uno de estos consejos te ayudará y te dará ventaja, pero en última instancia, un teléfono por satélite, por ejemplo, marca la diferencia para muchos aventureros cada año, así que hazlo una prioridad si planeas viajar a cualquier lugar salvaje. El coste de estos dispositivos puede ser alto, pero aún así son más baratos que un funeral.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.