1.5.- NUDOS PARA ACORTAR O ACORTAMIENTOS.

Los acortamientos constituyen nudos de gran valor. Tal como su nombre sugiere, se utilizan para acortar longitudes de cuerdas o cabos sin necesidad de cortarlos. Las cuerdas son caras y no deben cortarse sin necesidad. Una cuerda acortada por medio de nudos puede siempre recuperar su longitud original, y una cuerda sin empalmes será siempre más segura que dos cuerdas unidas por un nudo. Los acortamientos pueden utilizarse para variar la longitud de una cuerda de acuerdo con su uso. Pueden utilizarse para remolcar coches, arrastrar pequeñas embarcaciones, levantar pesos, poner otras cuerdas bajo tensión -en cualquier situación donde se requiera una corta longitud de cuerda-. Puede servir también para eliminar trozos gastados de cuerda. Las secciones gastadas se incorporan en el interior del nudo y no están sujetas a esfuerzo.
Los acortamientos más importantes son la “margarita”, utilizada por los marinos, y el “bucle”, usado por los conductores de camiones.

1.5.1.- MARGARITAS.

1.5.2.- NUDO POR SENO.

1.5.2.- NUDO POR SENO.

Con fines parecidos a los “margaritas” , pero de ejecución similar al nudo simple, éste es un nudo muy fácil de hacer y que puede sacar de apuros en determinadas ocasiones. Se trata de anudar rápidamente un cabo que está a punto de romperse, o que se quiera acortar. Este nudo es bastante seguro si está bien azocado, pero su principal virtud es que puede hacerse muy rápidamente y que por su sencillez es fácil de recordar. Su único inconveniente es que, si ha trabajado mucho, resulta difícil de soltar.
Elaboración: Se dobla el cabo formando un seno que coincida con el punto de rotura. Se hace un bucle y se mete la parte dañada del cabo por su interior, como sin de un nudo simple se tratarse. Se azoca el cabo y el nudo, quedando la parte dañada en la gaza que se ha formado, con lo que no trabajará al tensar.

 

Captura

1.5.1.- MARGARITAS.

La “margarita”, o, mejor, las “margaritas”, pues son varios los nudos de este nombre, de los que elaboraremos sólo el más sencillo. Es un nudo marinero por excelencia, y muestra las especiales características de otros nudos náuticos, ya que no se calienta y dispones de un excelente apriete, a la vez que se deshace con facilidad. Es fácil de hacer y se mantiene perfectamente sometido a cualquier esfuerzo. No cambia de aspecto, incluso si ha permanecido en su lugar durante mucho tiempo, y no estropea la cuerda (suponiendo que todas las partes se encuentren bajo la misma tensión). La margarita puede utilizarse para acortar cualquier longitud de cuerda al largo deseado sin cortarla. El número de lazos o vueltas efectuados en la cuerda puede variar entre tres y cinco; ellos determinan tanto el amarre del nudo como la longitud de la cuerda que se va a acortar. En náutica este nudo se utiliza para remolcar botes o para maniobra de jarcia, pero tiene muchas otras aplicaciones. Puede utilizarse para eliminar líneas colgantes o flojas, acortar vientos, y es bien conocido por los Boy Scouts. Es utilizado por los campaneros para mantener limpias las cuerdas de las campanas. Cuando utilice una margarita para acortar un trozo de cuerda dañada, asegúrese de que el trozo estropeado de la cuerda queda en el interior de las dos vueltas o lazos. Sigue leyendo