EL PLANETA ENTERO SE CALIENTA COMO NO LO HA HECHO EN 2.000 AÑOS.

 

Nunca, desde los tiempos del imperio romano, la Tierra se ha calentado tan rápido y de forma tan global como ahora

La ciencia moderna nació hace no mucho más de 200 años. Esto implica que hay que trabajar como un detective y buscar pistas si se quiere averiguar qué paso antes. Esto es especialmente importante en el estudio del clima: para entender cómo era cuando no existían los termómetros o el concepto de temperatura hay que ingeniárselas y buscar indicios indirectos. Por ejemplo, se puede investigar los anillos de crecimiento de los árboles para estudiar las temperaturas o las precipitaciones de hace 1.000 años.

Sigue leyendo

Anuncios

EL “APARTHEID CLIMÁTICO” QUE PUEDE CONDENAR A LA POBREZA A OTROS 120 MILLONES DE PERSONAS.

 

El relator de Naciones Unidos para temas de pobreza, Philip Alston, alertó sobre los riesgos de un sistema global en el que “los ricos pagan para escapar del calor y los conflictos, mientras se deja sufrir al resto del mundo” y habló de “apartheid climático”. ¿A qué se refiere?

“Enfrentamos el riesgo de un ‘apartheid climático’, en el que los más ricos pagan para escapar del calor, el hambre y los conflictos, mientras que se deja sufrir al resto del mundo”.

Esa es la advertencia lanzada por Philip Alston, relator de Naciones Unidas en temas de pobreza extrema y derechos humanos.

Alston señaló en un nuevo informe que el cambio climático afectará principalmente a los más vulnerables y “puede empujar a 120 millones de personas más bajo la línea de pobreza para 2030“.

El informe calcula que para 2050 habrá además cerca de 140 millones de desplazados por el calentamiento global solamente en África subsahariana, el sur de Asia y Latinoamérica.

Aún si se consigue que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 ºC para 2100, las temperaturas serán tan extremas en algunas regiones que muchos enfrentarán falta de alimentos y peores condiciones de salud.

Muchas personas deberán elegir entre morir de hambre o migrar, afirmó el relator.

Alston cita un ejemplo claro del diferente impacto de un gran evento climático.

Sigue leyendo

COLAPSO DE LA HUMANIDAD EN 2050: EL RESULTADO DE LA CRISIS CLIMÁTICA.

Al ritmo actual, los sistemas ecológicos y la sociedad humana llegaran a un punto de “no retorno” a mediados de siglo, en donde aseguran que la Tierra ya será “en gran medida inhabitable” y conducirá a la “desintegración de las naciones y del orden internacional”.

 

La crisis climática actual nos llevará, a mediados de este siglo, a una situación “caos absoluto”, el inicio de colapso que nos llevará “en un camino hacia el fin de los humanos. civilización y sociedad moderna como la conocemos”. Al ritmo actual, los desafíos del cambio climático a la seguridad global comportan, simplemente, que “el pánico social y político se convierte en la norma”…

Sigue leyendo

BIENVENIDOS A LA ERA DE LOS EXTREMOS CLIMÁTICOS.

El calentamiento global está aumentando la frecuencia e intensidad de muchos de los fenómenos meteorológicos.

La ciencia y Hollywood por fin se han puesto de acuerdo: la realidad empieza a parecerse a las películas de catástrofes. Las extremas temperaturas por la parte alta y baja del termómetro sufridas en diversas partes del planeta forman parte de la variabilidad propia del tiempo, pero la inmensa mayoría de los estudios científicos señalan que esta polarización climática irá en aumento a medida que avance el siglo a causa del cambio climático. Y la vida, de humanos y demás seres vivos, será más difícil.

Sigue leyendo

LA CRISIS CLIMÁTICA DE LA QUE NO SE HA OÍDO HABLAR: EL TERCER POLO.

 

Este fenómeno puede suceder para 2100 incluso si los países toman medidas agresivas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al menos un tercio del hielo de la región montañosa Hindú Kush Himalaya —que se extiende a lo largo de 3.500 kilómetros por ocho países, desde Afganistán hasta Birmania— está condenado a derretirse durante este siglo debido al calentamiento global, advierte un nuevo estudio elaborado por 210 investigadores durante cinco años.

Los autores de este documento estiman que ese fenómeno tendrá lugar incluso si los países del mundo aplican el Acuerdo de París (2015) y toman medidas drásticas para limitar el calentamiento global, mientras que si las naciones no controlan las emisiones de gases de efecto invernadero existe el riesgo de que esa zona pierda hasta dos tercios de su hielo.

“Transformar cumbres cubiertas por glaciares en rocas desnudas”

Este escenario tendría consecuencias graves para la región, al alterar los flujos de ríos como el Yangtsé, el Mekong, el Indo y el Ganges, vitales para cultivos de China a India. Además, esos glaciares suponen una fuente de agua vital para unos 250 millones de personas que viven en las montañas y para otros 1.650 millones que residen en los valles de esas corrientes que, junto con la meseta tibetana, a menudo se denomina ‘el tercer polo’ de la Tierra.

A medida que el hielo se derrita, los ríos experimentarían crecidas y ese fenómeno provocaría frecuentes inundaciones hasta 2060. Después de ese año, las corrientes disminuirían y se reducirían los suministros de agua potable, la capacidad hidroeléctrica y el riego de cultivos.

“Esta es la crisis climática de la que no se ha oído hablar”, recalcó Philippus Wester, del Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD, por sus siglas en inglés), quien dirigió el informe y opina que el calentamiento global puede “transformar las frías cumbres montañosas cubiertas por glaciares” de esa región en “rocas desnudas”.

 

Origen: “La crisis climática de la que no se ha oído hablar”: El ‘tercer polo’ del mundo puede perder dos tercios de su hielo – RT

ASÍ SERÁN LOS “MEDICANES”, LOS HURACANES DEL MEDITERRÁNEO.

 

El cambio climático reducirá la frecuencia de este tipo de huracanes, pero los hará más intensos y peligrosos.

A medida que avance el siglo, el Mediterráneo será un mar cada vez más peligroso. Con el calentamiento global, se irá pareciendo a los mares tropicales. Estas nuevas condiciones facilitarán el desarrollo de ciclones extratropicales muy parecidos a los huracanes, los medicanes. Aunque los distintos modelos y simulaciones indican que habrá menos, los que haya serán más duraderos, intensos y portando mayor capacidad destructiva.

“El cambio climático está convirtiendo al Mediterráneo en un entorno más propicio para el desarrollo de huracanes”, dice el investigador del Instituto de Ciencias Ambientales de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Juan Jesús González. Aclara enseguida que el término medicán o medicanes  es una simplificación y que en el Mediterráneo no se producen huracanes como los tropicales. Primero porque no es un mar tropical y, segundo, porque nunca tendrán la intensidad y magnitud de un huracán de categoría 3 a 5. “Pero tienen la misma física”, recuerda.

Sigue leyendo

CAMBIO CLIMÁTICO. NOTICIAS. 2.019.

 

AGOSTO.

 

JULIO.

 

JUNIO.

 

MAYO.

 

ABRIL.

 

MARZO.

 

FEBRERO.

 

ENERO.

LA TIERRA PUEDE VOLVER A TENER EL CLIMA DE HACE 50 MILLONES DE AÑOS DENTRO DE UN SIGLO.

Un equipo de investigadores utiliza registros del pasado para elaborar modelos del clima futuro del planeta según se tomen o no medidas para frenar el calentamiento

La Tierra ha vivido épocas mucho más cálidas. Hace 50 millones de años, durante el Eoceno, la temperatura media del planeta era 13 grados mayor, no había hielo en los polos y las selvas cubrían un mundo tropical en el que los ancestros de los mamíferos modernos ocupaban el hueco dejado por los “recién” extintos dinosaurios. Si se mantuviesen las emisiones de gases con efecto invernadero en los niveles actuales, en poco más de un siglo se llegaría a una situación climática parecida a la del Eoceno. Como suelen argumentar quienes niegan la influencia humana en el cambio climático, no sería la primera vez en la historia del planeta en la que se ha alcanzado ese punto. Lo que convierte el actual proceso en excepcional es la velocidad del cambio. En menos de dos siglos se habría revertido un proceso paulatino de 50 millones de años de enfriamiento.

El cálculo lo acaba de publicar en la revista PNAS un equipo liderado por Kevin Burke, de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE UU), que quiere utilizar el pasado como referencia para tratar de prever cómo será el mundo hacia el que nos dirigimos. Para hacer sus predicciones los investigadores tomaron las distintas proyecciones planteadas por el quinto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU y las compararon con datos recogidos sobre la historia geológica terrestre.

Sigue leyendo

CÓMO SERÁ VIVIR EN UNA CIUDAD ASOLADA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO.

 

Más y peores olas de calor, enfermedades infecciosas tropicales o disminución de la disponibilidad de agua son algunas de las consecuencias del aumento global de la temperatura.

Las grandes urbes como Barcelona ya se preparan para mitigar y adaptarse a uno de los mayores quebraderos de cabeza a los que se enfrenta la humanidad, el cambio climático. Más allá del aumento de temperatura previsto y de la mayor frecuencia de fenómenos climatológicos extremos, el día a día de las ciudades también se verá afectado. Disminuirá la disponibilidad de agua, llegarán enfermedades infeccionas propias de latitudes tropicales, habrá cambios en la flora y la fauna, más polución…

El principal factor a tener en cuenta es el incremento de las temperaturas, que además de suponer “un aumento de las olas de calor y de la mortalidad asociada, tendrá un impacto sobre la biodiversidad, la energía o incluso el turismo”, alerta Jéssica Amaro, del Servei Meteorològic de Catalunya. En Barcelona en la actualidad se registran, de media, unos tres días al año con temperaturas superiores a 33,1ºC. Al ritmo de emisiones de CO2 actual, serán entre 35 y 40 días a finales de este siglo, según estimaciones del Pla Clima, del Ajuntament de Barcelona.

“Unas mayores temperaturas provocarán un aumento del riesgo de incendio, que ya es muy elevado”, asegura Frederic Ximeno, Comissionat d’Ecologia del Ajuntament de Barcelona. Ximeno alerta también de que “más calor equivale a más evaporación, lo que se traducirá en una disminución de la disponibilidad de agua”. Por su parte, Joan Ballesteros, del Institut de Salut Global de Barcelona, advierte del “incremento de la polución, que está relacionado indirectamente con las temperaturas”. Finalmente, el nuevo clima favorecerá “la aparición de enfermedades infeccionas tropicales que no teníamos hasta ahora, como el dengue o la malaria; en España ya se han dado los primeros casos de contagio local de dengue”, explica Ballester.

La flora y la fauna urbanas tampoco se salvan. “Ya se están empezando a ver tensiones como consecuencia del calentamiento global, como un menor crecimiento de algunas plantas y árboles y pérdida de su capacidad para fijar carboneo”, afirma Joan Pino del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals. “Se producirá una substitución de especie, llegarán especies más meridionales mientras que las que precisan climas más húmedos y frescos se irán más al norte”, añade Pino.

Todas estas problemáticas fueron abordadas el pasado viernes en la Jornada Científica sobre el canvi climàtic, organizada en el marco del Dies pel Clima, un conjunto de actividades que tendrán lugar en Barcelona hasta el 14 de noviembre. Dies pel Clima acoge también la celebración del C40 Regional Meeting , un encuentro patrocinado por La Vanguardia en el que alcaldes y especialistas internacionales exploraran cómo las ciudades trabajan para hacer frente a los efectos del cambio climático.

 

Origen: Cómo será vivir en una ciudad asolada por el cambio climático

¿PODRÍA LA TIERRA CONVERTIRSE EN OTRO VENUS?

Si nuestro mundo sigue calentándose, podría llegar a imitar el efecto invernadero que convirtió el planeta vecino en un infierno.

Un equipo de investigadores del Departamento de la Tierra, la Atmósfera y Ciencias Planetarias (EAPS) del Instituto Tecnológico de Massachussets acaba de hacer público un estudio según el cual el clima de la Tierra podría terminar siendo similar al de Venus. El planeta vecino se caracteriza por estar totalmente cubierto por una espesa capa de gases de efecto invernadero, lo que provoca en la superficie temperaturas cercanas a los 400 grados centígrados. La investigación se ha publicado en Proceedings of The National Academy of Sciences.

La inmensa mayoría de los modelos climáticos de que disponemos indican que una Tierra que se calienta cada vez más irradia más calor al espacio, igual que haría un horno en la cocina. Pero cuando esa maquinaria se lleva al límite, esa «válvula de escape» termina por romperse, lo que podría elevar la temperatura en su superficie hasta niveles insoportables.

Sigue leyendo