1.2.10.- NUDO DE BOZA SOBRE CABO.

En muchas ocasiones es necesario disminuir o anular la tensión de un cabo, ya sea amarra, escota, driza, etc. Para esto basta tener un trozo de cabo que se pueda emplear provisionalmente como boza y saberlo emplear correctamente. Sigue leyendo

1.2.8.- NUDO CALABROTE DOBLE, CARRICK O CARRACA.

Este nudo se ejecuta mediante dos medios nudos que se cruzan entre sí. Resulta un nudo muy estable, no se desliza y es una forma segura de unir dos cabos de diferente tipo o material. Puede utilizarse con cabos muy gruesos como estachas o calabrotes y en escalada se utiliza para atar cuerdas pesadas. Aunque su nombre deriva de un barco utilizado en la Edad Media en el Oeste de Europa, la carraca, actualmente se utiliza muy poco en náutica. En muchas ocasiones será necesario unir dos cabos y no habrá tiempo de hacer una costura o bien los cabos a unir no se prestarán a ello. En su forma plana se reconoce por su aspecto simétrico. Puede utilizarse para asegurar bandas o cinturones y es el favorito de los diseñadores gráficos. Sigue leyendo

1.2.7.- GRUPO ESLABÓN.

Nudo cuyo nombre le viene por su parecido con los eslabones de las cadenas. Se utiliza cuando se desea unir dos cabos y la unión debe ser absolutamente segura y rápida. Se forma haciendo un “as de guía” en cada chicote. Sigue leyendo

1.2.6.- EMPALME DE ESCOTA O TEJEDOR.

El “empalme de escota” es probablemente la unión más utilizada de todas, y con diferencia a otras uniones, puede utilizarse para la unión de líneas de diferente grosor. No es, sin embargo, seguro en un cien por cien, y no debe utilizarse en circunstancias en que esté sometido a un gran esfuerzo. Su fuerza de rotura disminuye en proporción directa a la diferencia de diámetro de las líneas que se unan. El empalme de escota (empalme común o nudo de bandera) ha sido identificado en antiguas pinturas egipcias, pero su nombre actual no apareció impreso hasta el año 1794. El nombre proviene de la forma en que se usaba en los veleros para asegurar los cabos, conocidos como escotas, a las velas. Con independencia de este uso tradicional, es el nudo utilizado para unir las esquinas de las banderas a las cuerdas cuando éstas se izan o se arrían, por lo que se le conoce también como nudo de bandera. Puede utilizarse también para amarrar cualquier cosa que tenga un mango abierto, a través del cual se pasa el cabo y se sujeta con el mismo cabo. Es rápido de hacer y fácil de deshacer, siendo uno de los nudos básicos que todos los marineros deben conocer Sigue leyendo

1.2.5.- COSTURA MIXTA CON CABO TRENZADO.

Actualmente, los cabos sin cordones constituyen el 60% de la cabuyería de a bordo. Por ello es importante saber hacer este empalme cabo-cable, que, aunque parece difícil, no es ningún problema si se sabe hacer la costura con cabo colchado. Sigue leyendo

1.2.4.- COSTURA MIXTA CABO-CABLE.

Igual que se hacen costuras entre cabos, se pueden hacer entre cabos y cables. Se empleará el mismo sistema que para la “costura cuadrada”, y se obtendrá una costura bastante resistente, pero que debe estar bien hecha. La “costura mixta” es bastante delicada y suele ser un punto de rotura de una driza, por lo que deberá ser vigilada con asiduidad. Sigue leyendo

1.2.3.- COSTURA LARGA.

Como la costura cuadrada, sirve para unir dos cabos de mena parecida. Esta costura, cuando está bien hecha es casi tan resistente como la cuadrada, más flexible y menos gruesa; no obstante, para hacerla es necesario descolchar mucho cabo. Se le llama “larga” porque queda más larga y estrecha que la “costura cuadrada”. Sigue leyendo

1.2.1.- CAZADOR O NUDO HUNTER.

La unión “hunter”, “cazador” o “unión del aparejador” se basa en dos medios nudos. Es estable, firme, dispone de un buen amarre y es más fuerte que la “unión del pescador”, el “empalme de estacha” o el “nudo de rizo”. No es tan resistente como el “nudo de sangre”, pero tiene la ventaja de que es más sencillo de realizar. Su nombre se debe al Dr. Edward Hunter, médico retirado, quien lo descubrió en el año 1968. Investigaciones posteriores, sin embargo, han revelado que el mismo nudo había sido descrito, alrededor de veinte años antes, por Phil D. Smith en una publicación americana llamada “Nudos de montañeros”. Había descubierto este nudo trabajando en un salto de agua en San Francisco, y lo llamó “unión del aparejador”. Cualquiera que fuera quien primero lo inventara, el nudo es de uso general con excelentes cualidades. Sigue leyendo