1.7.6.- NUDO DE SANGRE O TONEL.

El “nudo de sangre” recibe también el nombre de “nudo de tonel”, por el aspecto que presenta una vez terminado. Las vueltas que lo forman le permiten absolver esfuerzos repentinos y le comunican una gran resistencia de rotura. Se utiliza para unir monofilamentos muy finos de igual o similar diámetro; los pescadores reconocen su utilidad en diversas situaciones. Durante años los fabricantes de aparejos guardaron celosamente el secreto de su confección para sí mismos. Fue Jack Purvis, un ingeniero naval, quien desmontó el nudo sección por sección y lo examinó bajo el microscopio; de esta forma fue descubierta la estructura del nudo, y pasó al mundo de la pesca cuando se publicó en una revista en 1910.

 

Elaboración: Ponga los dos chicotes paralelos. Coja un chicote y dé dos vueltas en torno al otro. Pliegue ahora el chicote hacia atrás e insértelo entre las dos cuerdas en el punto inicial de cruzamiento. Repita este proceso con el otro chicote. El nudo está ya completo, pero sin tensar. Antes de apretarlo, asegúrese de que sea perfectamente simétrico. Para apretarlo, tire de los chicotes primero y después de los firmes de las dos cuerdas.

 

Captura

1.7.5.- NUDO DE DOBLE LAZO.

El “nudo de doble lazo”, o “bucle de cirujano”, es un nudo que no se desliza y que puede hacerse con rapidez; se ejecuta con una línea sencilla; de otra forma se efectuaría igual que el “nudo de cirujano”.

 

Captura

1.7.4.- NUDO DE AGUJA.

Este nudo se utiliza para realizar una unión uniforme entre la línea de mosca y la parte superior del bajo de línea (la parte más gruesa). Es una forma eficaz de asegurar el monofilamento a la línea de mosca, es muy robusto y, al ocupar poco espacio, no acumula restos que se muevan a través del agua.

 

Captura

1.7.3.- NUDO DE AGUA.

Este nudo, verdaderamente robusto, fue el primero que apareció en letra impresa en el año 1496, y debió ser conocido por Izaak Walton (1593-1683). Sus excelentes propiedades han hecho que siga usándose actualmente. Puede utilizarse para unir líneas de diferente diámetro, y es de gran valor para conectar un bajo de línea. El “nudo de agua”, también conocido como “nudo cove”, puede aumentar su resistencia simplemente volviendo los chicotes tres o cuatro veces para hacer un cuádruple medio nudo sobre los extremos de ambas líneas. Éstos pueden hacerse de igual forma que cualquier otro múltiple medio nudo.

 

Captura

1.7.2.- MEDIO NUDO DE SANGRE.

Este nudo lo utilizan los pescadores para sujetar una anilla, emerillón, señuelo o un anzuelo con anilla a la línea. Es un nudo fácil de aprender y puede hacerse rápidamente, pero no es aconsejable cuando se utilizan líneas gruesas. Para mayor eficacia, debe utilizarse solamente con líneas finas. Con frecuencia recibe el nombre de “nudo clinch”.

 

Captura

1.7.1.- LAZO DE SANGRE CON BUCLE O NUDO DE OJAL.

Este nudo lo utilizan los pescadores de mosca cuando quieren añadir más moscas a su línea. El “lazo de sangre con bucle”, “nudo de ojal” o “bucle colgante” forma un ángulo recto con la línea y supone un excelente medio para añadir más moscas (llamadas colgantes) a la línea. Sirve también para realizar aparejos en “paternóster” (una línea con el peso en un extremo y una serie de anzuelos a intervalos a lo largo de la misma). Tiene dos grandes ventajas: no se desliza y no afecta en absoluto a la resistencia del sedal. Una vez finalizado, el sedal queda perfectamente alineado y no parece estar interrumpido en absoluto por el lazo.

 

Elaboración: Empiece por formar un lazo algo más grande que el que desea obtener y después retuerza el sedal en torno al lazo. Esto crea una serie de falsas vueltas que se desharían al soltar el sedal. Forme un seno en la parte inferior del lazo e insértelo a través de la vuelta centra. Apriete el nudo sujetando los dos
extremos del sedal y tirando del lazo.

 

Captura

1.6.29.- VUELTA RODANTE.

Este nudo, también conocido como “vuelta magnus o de caja del ancla”, es básicamente un ballestrinque en que se repite la primera vuelta. Se utiliza tanto en el mar como en escalada y es la mejor forma de asegurar una cuerda pequeña a otra más gruesa que está bajo carga. Cuando la cuerda ligera es perpendicular a la más fuerte, el nudo puede deslizarse fácilmente a lo largo de la misma, pero permanecerá en su lugar tan pronto como se efectúe un esfuerzo lateral sobre la cuerda más fina. Si coloca la mano sobre el nudo y lo desliza sobre la línea gruesa, al llegar al final se deshace, quedando una longitud de cuerda recta. Es más seguro que el ballestrinque para amarres provisionales y puede utilizarse para elevar tubos y otros objetos.

 

Captura

1.6.28.- VUELTA REDONDA Y DOS MEDIOS COTES.

Este nudo es fuerte, fiable y nunca se aprieta. Esto lo hace muy versátil; puede utilizarse para asegurar una línea a una anilla, anzuelo, poste, palo, mango, barra o viga. Sirve para amarrar botes con seguridad y soporta fuertes cargas. Tiene otras ventajas, una vez que un chicote ha sido asegurado con una “vuelta redonda y dos medios cotes”, sobre el otro puede hacerse un segundo nudo. Esto resulta especialmente útil cuando se aseguran cargas voluminosas y pesadas sobre el portaequipajes del coche.

 

Captura

1.6.27.- VUELTA ITALIANA.

La “vuelta italiana” es un nudo de escalada nuevo, utilizado para amarres, que fue introducido en el léxico de los alpinistas en el año 1974. Su ventaja principal es que permite absorber la energía de una caída. El mayor inconveniente de este nudo, conocido también como “vuelta deslizante de anilla”, o “vuelta de fricción munter”, es que resulta fácil confundirse al realizarlo.

 

Elaboración: Se pasa la cuerda alrededor y a través del mosquetón y el escalador puede comprobar que ésta está cerrada. La cuerda de escalada puede aflojarse o apretarse para dar o quitar tensión cuando se requiera. Es la forma admitida oficialmente de sujeción (esto es, fijar una cuerda de rescate alrededor de una roca o una argolla) por la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo.

 

Captura

1.6.26.- VUELTA DE RIZÓN O REZÓN.

Es un nudo específico para la unión de un cabo con una argolla o con una verga. Presenta la estimable característica de que es muy fácil de deshacer, incluso cuando el cabo está mojado y ha sido azocado, lo que suele ser el caso de los cabos que han servido para amarrar un ancla o rezón que haya estado trabajando. (De ahí el porqué de su nombre).

Elaboración: Se dan dos vueltas con el chicote sobre la argolla y se pasa el extremo del chicote por detrás del firme. Se introduce el extremo del chicote por dentro de la primera vuelta y por delante del firme. Se azoca y se da una segunda vuelta alrededor del firme, azocándolo a su vez. Una vez acabado el nudo, se puede asegurar mediante una ligada.

 

Captura